Visitó la ciudad ex aviador naval que tuvo importante participación en el rescate de soldados en Malvinas

Visitó la ciudad ex aviador naval que tuvo importante participación en el rescate de soldados en Malvinas
Anuncio

Remo Omar Bussón es un ex aviador naval, que en la Guerra de Malvinas tuvo una muy importante participación en el buque Ara Bahía Paraíso, «un buque de transporte polar que estaba haciendo la campaña antártica, y ahí lo mandaron a recuperar las Islas Georgias del Sur». Así, lo recordó durante su paso por la ciudad, donde visitó a Mario Peruchena, compañero que formaba parte de la tripulación de este barco durante el conflicto bélico.

«El 3 de abril fue un combate muy importante, duró mucho tiempo, y a partir de ahí, este buque participó en toda la guerra… Se convirtió en buque hospital, hicimos el rescate del Crucero Ara General Belgrano. Fuimos cuatro veces a Malvinas llevando provisiones, trayendo heridos y personal, y los últimos dos viajes fueron después de la rendición», relató.

Sobre el Ara Bahía Paraíso recordó que tenía una capacidad para 300 personas, y trajo a 2.500 tripulantes: «Durante una semana aproximadamente hasta que llegamos al continente, fue el buque que más navegó, fue un buque que había sido construido en la Argentina y salió a navegar en fines del año ’81, y a los tres meses escribió su diario de guerra… Fue una cosa inédita en cualquier marina del mundo que un buque nuevo, de tres meses de antigüedad, escriba su diario de guerra por primera vez. Pero tuvo una vida muy corta, porque en el año ’89 se hundió en Antártida, hubo un accidente y se hundió».

Ese vínculo generado hace cuatro décadas hizo que «los tripulantes del Bahía Paraíso, tratemos de reunirnos una vez por año en algún lugar del país, todos. Nuestro comandante Ismael García, quien falleció hace unos años, fue el promotor de todo esto y nosotros continuamos con esa costumbre,  y una vez por año nos juntamos, alguien lo propone, yo lo organizo, y en algún lugar del país, este año fue en la provincia de San Juan, el año pasado fue en Mendoza, y así todos los años nos juntamos con familias, amigos y conocidos».

Peruchena era conscripto en el buque «y es un tipo que tiene una gran iniciativa, y un gran cariño por todo lo que representó la marina para él desde su conscripción. Yo siempre reconozco lo importante que es que, después de 42 años en Malvinas, haya conscriptos juntos con nosotros, y que vienen y participan y proponen, y siempre tienen alguna iniciativa… Para mí es un valor importantísimo que una persona que era conscripto,  todavía siga manteniendo ese cariño por la Armada. Y se hicieron verdaderos lazos de amistad y de hermandad».

En diálogo con GálvezHOY, Bussón recordó emocionado los momentos que más lo marcaron de la guerra: «Por supuesto, el 3 de abril, el día del combate, estuve 13 horas sentado arriba de un helicóptero sin bajarme, fui 37, 38 veces detrás de dos ingleses y cada vez que iba, los ingleses nos tiraban. Éramos dos helicópteros, el mío era el más chico y un helicóptero Puma, de ejército, que llevaba a 20 personas, que llevaba a  los infantes. El mío era chiquito, tenía 7 plazas, y en la primera aproximación el Puma recibió un impacto, que provocó un incendio en las turbinas, cayó en la costa y ahí fallecieron algunos, hubo muchos heridos, y con mi helicóptero chiquito empecé a llevar a dos,  hasta que los ingleses se sintieron rodeados y se rindieron. Pero fueron 37, 38 vuelos, que demoraron como 4 ó 5 horas de combate, y en ese helicóptero en el final de día encontramos que tenía 202 impactos, pero agujeros, impactos que lo habían atravesado, con entrada y sin  salida… Y siguió volando, se comportó muy bien».

Y entre las acciones realizadas, participó en el rescate de los náufragos del General Belgrano: «Es un tema que realmente a mí me mueve o me desestabiliza un poco. Al llegar ahí, encontramos decenas de balsas, y el tener decidir uno a qué balsa voy, que el mecánico me diga alguien saludó, alguien se movió, y uno tomar la decisión de enganchar esa balsa y llevarla hasta el buque… Porque el buque no puede quedarse parado en medio del mar, tiene que tener una mínima velocidad de gobierno, va avanzando, y traíamos las balsas con los náufragos. Las enganchaba alrededor del buque, ahí los rescataban, ahí los atendían.  Estuve días buscando… Encontramos balsas a los 15 días y a 150 millas del lugar del hundimiento. Una locura. Por supuesto, con gente viva hasta la segunda noche nada más. Pero por ejemplo, me dicen que alguien se movió, así que yo voy para el buque y había una persona sin ropa, desnuda, un chico joven, que después resultó ser el hijo de un Comandante que había sido mi jefe. El mecánico me dijo ´yo lo vi que levantó la mano, agarré su balsa y se la llevaba al buque’. Y yo seguí trabajando, seguí haciendo, y a la noche me encuentro con los médicos y me dicen, ‘¿Sabés qué? Ese chico que trajiste acá, que estaba desnudo, se nos murió en la cubierta’. Y uno se echa culpas, porque uno piensa que a lo mejor tendría que haberlo visto antes».

Asimismo hizo referencia a que después hubo que luchar en nuestro país por Malvinas: «Estuvimos 25 años en el ostracismo total. 25 años, donde los ex combatientes iban a buscar trabajo y eran los loquitos de Malvinas, los loquitos de la guerra. También hay que tener en cuenta que en Malvinas murieron 649 argentinos. Y después de Malvinas, hasta el mes pasado, creo que fue el último, no sé si todos, y por qué causas, pero hay 472 veteranos que se han suicidado. Entonces, eso es algo que a todos los argentinos nos tiene que hacer pensar qué pasó, y cuán responsables somos todos».

 

SU HISTORIA EN DOS LIBROS

El escritor Juan Terranova decidió lanzar un libro biográfico titulado «Remo Omar Busson: antes, durante y después de Malvinas», que fue presentado al cumplirse cuatro décadas de Malvinas, en el restaurante Champs Elysees, ubicado en Capital Federal.

Al respecto Bussón que en principio Terranova se interesó por el tema y escribió un libro que se llamaba «Bahía Paraíso», contando la vida de este buque. «Él iba a escribir un libro, tuvo contacto con todos nosotros, se reunió con casi todos, con el 90% de los tripulantes del buque. Y después entendió que eran tan importantes los comentarios, las anécdotas de cada uno que decidió escribir el prólogo del libro, o sea, la introducción del libro, y el epílogo, o sea, su conclusión final. Designó los nombres de 30 y pico de capítulos del libro. Unos ocho o nueve capítulos sobre la construcción del buque en Argentina, de que se iba a navegar por primera vez, veinte y pico de capítulos que hablan de la guerra en Georgias. Y los últimos seis capítulos que son la etapa final del buque con su hundimiento en el año 89. Y en cada capítulo transcribió textualmente lo que cada uno de nosotros dijo sobre alguno de esos temas».

Cuando terminó de redactarlo, «me llamó a propósito y me dijo ‘te mando algo para que leas y después te cuento.’ Me envió la fotocopia de la página 217 del libro Bahía Paraíso. Y los cinco o seis que hablaban sobre el tema de la guerra. En un capítulo de la guerra, los cinco o seis tripulantes que hablaban, hablaban de mí. Entonces dice, y esto pasa a lo largo de todo el libro y me dice, yo tengo que escribir tu vida y ahí salió el libro que cuenta todo desde que nací hasta ahora».

 

 

GH PLAY

Cargando...

Banner Collage

Banner Pozzi

czerweny.ar

Banner Quaranta

GÁLVEZ Ciudad

PUBLICITE AQUÍ