La propuesta de un galvense, entre las seleccionadas en convocatoria a PROYECTOS FEDERALES DE INNOVACIÓN

La propuesta de un galvense, entre las seleccionadas en convocatoria a PROYECTOS FEDERALES DE INNOVACIÓN
Anuncio

En realidad son dos proyectos elegidos de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Hídricas de la UNL, dirigidos por los doctores Lisandro Seluy y Raúl Comelli, docentes e investigadores del Grupo de Procesos Biológicos en Ingeniería Ambiental de la Facultad. La convocatoria había sido realizada en 2021 por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación.

En el marco de la convocatoria 2021 «Proyectos Federales de Innovación», organizada por el Consejo Federal de Ciencia y Tecnología del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación, resultaron seleccionados dos proyectos dirigidos por docentes investigadores del Grupo de Procesos Biológicos en Ingeniería Ambiental (GPBIA) de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Hídricas (FICH) de la UNL. “Son proyectos nacionales muy importantes y con una componente muy grande de innovación, esto es, la posibilidad de brindar soluciones originales a problemas reales. Por otro lado, se seleccionaron muy pocos por provincia. En la jurisdicción Santa Fe se eligieron seis, de los cuales uno está bajo mi dirección, mientras que en la jurisdicción de Salta se seleccionaron ocho, de los cuales uno es dirigido por Lisandro Seluy. No resulta fácil conseguir este tipo de financiamiento; existen numerosas propuestas y las evaluaciones son rigurosas, por lo que haber obtenido estos dos proyectos nos llena de satisfacción y nos alientan a seguir por este camino. Es un orgullo poder participar de estas convocatorias, representando a la FICH y posicionándola como referente en temas ambientales tanto a nivel provincial como nacional”, explicó Raúl Comelli, director del GPBIA.

Por su parte, Seluy remarcó: “Son oportunidades que nos incentivan a seguir trabajando en equipo, en el ámbito de este grupo multidisciplinario que investiga, coordina y dirige proyectos”.

La finalidad de la convocatoria es dar solución a problemas sociales, productivos y ambientales concretos, de alcance municipal, provincial y regional, a través de proyectos de generación y transferencia del conocimiento científico-tecnológico, presentados por actores del sector público y privado.

En ese sentido, los proyectos dirigidos por los docentes investigadores de la FICH se centran en la valorización de efluentes de la industria láctea y en el tratamiento de efluentes cloacales y residuos sólidos. “En los últimos años, nuestro grupo de investigación se ha enfocado tanto en el tratamiento clásico de efluentes, como en la valorización de los mismos. Es decir, que no sean considerados solamente un problema para las industrias, sino que sean visualizados como una oportunidad para cuidar el medio ambiente y obtener un beneficio económico en forma simultánea”, puntualizó Comelli.

 

Valorización de lactosuero

El proyecto dirigido por Comelli se titula «Producción de proteína unicelular a partir de lactosuero: mejor competitividad en pymes lácteas, alimentos alternativos con fines sociales y preservación del medio ambiente» y surge de un acuerdo de colaboración entre el GPBIA e investigadores de la Facultad de Bioquímica y Ciencias Biológicas (FBCB) de la UNL. “Esta propuesta representa el espíritu del GPBIA: los tiempos actuales demandan colaboración y unión de fuerzas y conocimiento para abordar desde distintos ángulos los problemas del medio socio-productivo, ofreciendo soluciones integrales y de calidad. El trabajo en equipo marca la diferencia”, señaló Comelli.

“En el estudio de diversos efluentes, nos hemos enfocado en el lactosuero, esto es, la fracción líquida remanente del proceso de fabricación de quesos, por ser uno de los principales efluentes de la industria láctea. Puntualmente, la solución que se propone a la problemática del lactosuero en las pymes consiste en aplicarle procesos biológicos mediados por levaduras, generando un doble beneficio: por un lado, tratar ese efluente y reducir la carga contaminante antes de su disposición final en el ambiente, y por otro lado, que esa levadura pueda ser utilizada como fuente nutricional en alimentos ricos en proteínas, destinados al consumo humano o animal”, explicó el investigador.

Si bien se han realizado pruebas de laboratorio relacionadas con la caracterización del efluente, fermentaciones con diferentes microorganismos y evaluación de la evolución de la carga contaminante del proceso, aún no se aplica en las empresas del sector. La idea es hacerlo en la entidad adoptante que incluye el proyecto, el Instituto Educativo Santo Domingo: “es el momento ideal para visualizar al proyecto como una oportunidad de desarrollo regional, ya que con los desechos generados en el Instituto se podrían crear nuevos emprendimientos y productos”, señaló Comelli.

 

Tratamiento de efluentes

El otro proyecto beneficiado es dirigido por Lisandro Seluy y se titula «Tratamiento biológico de efluentes cloacales y residuos sólidos urbanos del Colegio Polimodal Rural N° 5156 y la Escuela Primaria Rev. Padre Ignacio Truzzu N° 4535 del Paraje Los Naranjos, San Ramón de la Nueva Orán, Municipalidad de San Ramón de la Nueva Orán», provincia de Salta.

“La idea de realizar una intervención en la provincia de Salta fue propuesta por un becario de nuestro grupo, estudiante del Doctorado en Ingeniería de la facultad y oriundo de la localidad de Orán, quien advirtió la necesidad de la municipalidad de dar solución al tratamiento de efluentes cloacales en parajes que están fuera del ejido urbano y que no cuentan con servicios de este tipo. Tras analizar la problemática en el grupo y considerando las capacidades con las que el mismo cuenta, nació la propuesta de crear un sistema de tratamiento de efluentes cloacales, puntualmente en una escuela del paraje Los Naranjos. Aquí los estudiantes residen de lunes a viernes, generando desechos que hoy no reciben el tratamiento adecuado, representando un potencial problema en el pueblo. Por ello, en forma conjunta con la Municipalidad, el desarrollo del proyecto permitirá brindar una solución a este problema y sentar las bases para otros parajes o ejidos urbanos con situaciones similares”, detalló Seluy.

En este sentido, el objetivo del proyecto es tratar los efluentes cloacales de la escuela, como así también los residuos orgánicos que se generan en el comedor que funciona en la institución. “La idea es caracterizar los efluentes para poder diseñar los equipos de tratamiento correspondientes, los cuales quedarán instalados en ese paraje”, agregó Seluy.

 

Grupo multidisciplinario

El GPBIA es un grupo I+D+i, creado en el año 2020 por Resolución Nº 179 de Consejo Directivo de la FICH, a partir de la iniciativa del Dr. Miguel A. Isla, docente e investigador jubilado de la FICH. Tiene como visión sustituir procesos convencionales de tratamiento de efluentes por procesos productivos rentables y amigables con el medio ambiente.  Para llevar adelante estos trabajos, el grupo cuenta con equipos específicos de última generación. Se han desarrollado y se encuentran en ejecución proyectos de investigación con organismos internacionales, nacionales y provinciales, y también se han publicado capítulos de libros y artículos en revistas de circulación internacional con referto estricto.

 

 

Fuente: noticias UNL 

GH PLAY

Cargando...

czerweny.ar

Banner Pozzi

Banner Quaranta

Banner Collage

GÁLVEZ Ciudad

PUBLICITE AQUÍ