Hoy, los que entrevistan son los chicos de la Escuela de Comercio: «Gálvez, desde la voz de Isabel Bravo de Rigalli»

Hoy, los que entrevistan son los chicos de la Escuela de Comercio: «Gálvez, desde la voz de Isabel Bravo de Rigalli»
Anuncio

SEGUNDA ENTREGA

 

Los estudiantes de 3° año de la modalidad: Economía y Administración del turno tarde, realizaron una entrevista a la escritora galvense, Isabel Bravo de Rigalli. Dicha entrevista se enmarca en el proyecto interdisciplinario “Cultura y comunidad», integrado por Lengua y Literatura, Plástica e Inglés. La propuesta mencionada tiene como finalidad dar a conocer a representantes de la cultura galvense.

En clases, trabajamos sobre los relatos “El talismán “ y “Camila» de la autora, y queremos agradecer la buena predisposición y el tiempo que nos dedicó Isabel, quien desde el inicio nos apoyó para la realización de este trabajo.

 

– ¿Cuándo se dio cuenta de que quería ser escritora? ¿Cómo surge esta vocación?

– Simplemente escribo.  En la niñez rescataba algún cuento que narraba mi padre.  En la juventud llevé un diario íntimo (así le decían) donde se contaba el vaivén emocional propio de la adolescencia, incluso la experiencia del viaje de estudios.

En la escuela se hacían “redacciones”, también llamadas “composiciones” que surgían de diferentes temas y de días patrios.  Fui favorecida en los concursos que se realizaban. Después de la secundaria estudié idioma francés.  Me atrajo el contenido de lecturas seleccionadas y en los últimos cursos descubrí a grandes autores.

Como docente de los más pequeños, me interioricé en literatura infantil y finalizando me asignaron los cursos superiores para el Área Lengua. Crecí con mis alumnos. Todo me llevó a escribir, a comenzar mi asistencia a Talleres Literarios.

– Las historias que escribió, ¿son producto de su imaginación o sucedieron a alguien? ¿Alguna vez escribió una historia y al releerla no le gustó? ¿Qué hizo con ese escrito?

– Me gusta recuperar historias familiares, las de mi paso por la escuela, investigar y dejar volar la imaginación cuando proponen temas para concursos literarios.

A veces dejo inconclusa alguna historia o poema, pero los retomo con el tiempo para mejorarlos. No descarto nada.

¿Tiene alguna manía para escribir? ¿Hay algo en particular que la inspire?

– Prefiero escribir el borrador en papeles en desuso y luego llevarlo a la P.C.

Me inspiran la naturaleza, el tiempo y hechos que nos conmueven en el transcurso de la vida.

– ¿Qué le gusta leer? ¿Tiene algún autor preferido? ¿Qué textos recomendaría? ¿Por qué?

– Me gusta leer a los latinoamericanos, aunque en los talleres descubrí y disfruté de muchos autores.  Podría nombrar García Márquez, Borges, Vargas Llosa, Galeano, Pedroni.

Los textos los dejo a criterio de la profesora, ella conoce el grupo.

– Sabemos que participó de talleres literarios, ¿cómo fue esa experiencia? ¿Cómo es la dinámica de trabajo en un taller de escritura?

– Participé en talleres literarios  locales (Liceo Municipal, Biblioteca, Museo Ruffinengo y en la CHCB) y de los que incluían encuentros de escritores en  Córdoba y en la Fundación  Mempo Giardinelli en el Chaco. Fueron experiencias enriquecedoras.

Cada taller tiene su impronta. Generalmente se lee un texto de un autor destacado. Se investiga sobre la trayectoria del mismo. Se relee, a veces se descubre su estructura, a veces recursos literarios empleados, para abocarse luego al contenido y la interpretación.  De allí surgirá un cuento o una poesía  que cada integrante realizará y leerá luego al grupo.

– Usted es jubilada docente, ¿la escuela sirvió de inspiración para alguno de sus escritos? ¿Alguno en particular?

– Al tener contacto con los padres de los alumnos rescaté algunos mitos y leyendas del barrio. Escribí sobre algún suceso que nos entristeció o también en celebraciones destacadas. Participé en la redacción del libro histórico del establecimiento.

-En el cuento Camila, hay un proceso de reescritura. Es decir, parte de una serie de textos históricos que son citados en el cuento. ¿Ud. usa habitualmente esta técnica? ¿Quiere contarnos cómo surgió este relato?

– El pintor Milanesio, cuya colección de retratos de personajes populares de Gálvez está en el Museo Ruffinengo, me obsequió unos apuntes de comentarios que realizó con sus modelos.  De ellos surgió mi libro “Memoria de la tierra”.  Entre los relatos está el cuento Camila, mujer que tuvo que mendigar para criar a sus numerosos hijos. Recurrí a diversas fuentes: visita a los numerosos familiares, consultas al historiador local Sr. Willams Alcaraz  y a la lectura de la historia de San Jerónimo del Sauce ligada a los abipones y al Brigadier López.  No uso habitualmente esta técnica.

– Usted se dedica también a la escritura de poesías, ¿cuáles son sus temas preferidos? ¿Quiere compartir alguna con nosotros?

– Sí escribo poesías. Los temas son los mismos que para la narrativa a los que se agregan los surgidos de las clases de Taller (envió algunos videos).

– Muchos de sus escritos fueron premiados, ¿qué sintió en esos momentos? ¿Alguna anécdota que quiera compartir con nosotros?

– Fueron premiados en distintos lugares, uno de ellos en Uruguay. Recibir un premio es un momento muy especial porque es un aliciente para seguir y un gran orgullo. En el Congreso de lengua que se realizó en Rosario hace varios años, los asistentes lo veíamos proyectado en una pantalla en lugares especiales de la ciudad. El último día, el célebre Ernesto Sábato pidió que nos reuniéramos todos en el Círculo desde donde se transmitía.  Fue una alegría conocerlo personalmente y hubo una gran ovación por su actitud.

– Leímos que participó de muchos encuentros literarios, ¿alguna vez representó a nuestra ciudad? ¿Cómo fue esa experiencia?

– Al presentarse en cada oportunidad, se nombra la ciudad de procedencia, siempre viajé con compañeros de grupos, coordinadoras  o familiares. En un encuentro en la pcia. de Córdoba llevamos la bandera de Gálvez y un libro de José Pedroni en nombre de la Dirección de Cultura. En varios aportamos folletos de nuestra ciudad. De estas experiencias son innombrables los recuerdos. En Merlo San Luis, conocimos al algarrobo abuelo y recorrimos la casa del poeta Agüero. En Piriápolis, Uruguay obtuve el premio por poesía y la réplica de una de las columnas de la Rambla ideada por su fundador Piria.

El aspecto económico siempre limita el accionar. Año tras año se recibió el apoyo del Liceo Municipal, luego de la Biblioteca Andrés Egaña y finalmente de la CHCB. Sería importante la edición de una antología anual de los talleres literarios  y apoyo económico para favorecer la concurrencia a encuentros de escritores, presentación de libros, congresos…  en  otras localidades. Hoy, en tiempos de pandemia, se realizó una ronda de recitaciones por videos y se proyecta,  por medio de la provincia, trabajar con escritores de literatura infantil.

¡Muchas gracias por hacerme recordar tantos momentos donde siempre nacieron amistades! Ahora los medios ya nos permiten relacionarnos con el mundo, las salas, los encuentros virtuales  con grupos y jornadas virtuales, el panorama se amplió, pero se extraña el afecto de lo presencial.     ( Isabel Bravo de Rigalli )

 

 

GH PLAY

Cargando...

Banner Pozzi

czerweny.ar

Banner Quaranta

Banner Collage

GÁLVEZ Ciudad

PUBLICITE AQUÍ