Carta del lector: nos escribe la agrupación LAS JERÓNIMAS

Anuncio

Recibimos otra carta del lector, referida al Plan de Gestión Menstrual aprobado por el Concejo local.

 

«De ésta salimos en conjunto o no sale nadie.

Nuestra ciudad, el país y hoy más que nunca el planeta, nos necesita a la totalidad de habitantes. La construcción social y política de un país tiene su base en los consensos. Esfuerzo que no solamente supone capacidad de diálogo y empatía para superar las diferencias y encontrar los puntos comunes, sino que la democracia se nutre y construye desde la pluralidad de voces que intensifican el debate público, que se enriquece con las miradas diversas de los sectores que buscan cambiar la realidad que habitan en la búsqueda de un mejor vivir.

La generación de políticas públicas requiere del ejercicio de identificar problemas y construir respuestas para dar soluciones efectivas y posibles. Eso trata de realizar el Plan de Gestión Menstrual impulsado por el Concejo de la Ciudad de Gálvez. El mismo no surge espontáneamente, es la consecuencia de un arduo trabajo de gente que ha estudiado y trabajado a conciencia el tema intentando soluciones y que toma de legislación vigente en otras ciudades, en otros países.

Bregamos por más herramientas como el plan de gestión menstrual, que intenten reducir las brechas de desigualdad estructural que nos atraviesan como país.

Las diferencias nos enriquecen, y compartirlas en un marco de diálogo respetuoso es necesario para el sostenimiento de la democracia.

Nos preguntamos qué molesta tanto del proyecto: Gestión Menstrual aprobado en el Concejo de la ciudad de Gálvez? Y claro nos dimos cuenta: lo que en realidad molesta es que sea una política pública pensada en todas aquellas personas que no puedan acceder a los productos de higiene menstrual.

La pandemia nos puso en una situación adversa. La angustia y la incertidumbre nos juegan en contra, confiemos y actuemos con empatía solidaria. Y que sea como en Escocia, para todas».

 

 

 

 

 

Gaspar Tschopp Perletti DNI 38.977.950
Cecilia Carravetta DNI 14.729.703
Claudia Tron DNI 16.638.392
Karina Kasprzyk DNI 24.839.689
María del Luján Ibañez DNI 24.000.748

 

 

 

Además, desde las Jerónimas nos envían este texto acerca de la menstruación en la historia, y las políticas públicas en otros países: 

 

LA MAYONESA NO SE NOS CORTA – Hacemos historia?
En el siglo I d.C., Plinio el Viejo dedicó un capítulo a la menstruación en su ‘Naturalis historia’, concretamente en el Libro XXVIII. Cuando menstruamos, escribía: amargamos el vino nuevo, hacemos que las cosechas se marchiten, matamos los injertos, secamos semillas en los jardines, causamos que las frutas se caigan de los árboles, opacamos la superficie de los espejo, matamos abejas, enmohecemos el hierro y el bronce. Tan mágico es el poder de las mujeres durante sus períodos menstruales, que se dice que lluvias de granizo y remolinos son ahuyentados si el fluido menstrual es expuesto al golpe de un rayo.
En el Antiguo Testamento también podemos encontrar en el Levítico 15:19-30 algunas ‘joyitas’ como las siguientes: La mujer que padece un derrame, tratándose de su sangre, permanecerá en su impureza por espacio de siete días. Quien la toque será impuro hasta la tarde.
En la Edad media encontramos que entre el siglo XIII y XIV apareció el tratado de medicina ‘De Secretis Mulierum’ (atribuido al filósofo y estudioso de la ciencia Albertus Magnus, nacido en Baviera) y en el que también soltaba algunas perlas acerca de las mujeres y la menstruación como: las mujeres que menstruamos emitíamos humos nocivos que envenenaban “los ojos de los niños que yacen en sus cunas de un solo vistazo. Los niños concebidos por mujeres que están menstruando tienden a tener epilepsia y lepra porque la materia menstrual es extremadamente venenosa”.
La menstruación es un símbolo de feminidad y su descrédito ha servido para muchos fines. En el pasado no hace tantos años se decía, por ejemplo, que las mujeres no podíamos estar en cargos altos o no podíamos votar por las bajas hormonales que sufríamos con la menstruación, que no nos permitían tener una visión clara y entonces éramos poco confiables.
Simone de Beauvoir, filósofa feminista del siglo XX, recopiló en su libro El Segundo Sexo algunas de las creencias sobre la menstruación: paraliza las actividades sociales, marchita las flores, agria los alimentos, genera impotencia en el varón y hasta ahuyenta a los malos espíritus.
Y hasta estos días, aún prevalecen algunos mitos sostenida en el tiempo por alguna abuela: que se nos corta la mayonesa, no debemos tomar limonadas, no podemos lavarnos el pelo.

Somos así
Menstruamos todos los meses entre 30 y 40 años de nuestra vida y eso nos significa una importante erogación económica. A todas es cierto pero el tabú de la menstruación se hace más grave mientras más pobre sea la mujer.
En Argentina somos 10 millones de personas que menstruamos. La mayoría sólo conocemos las toallitas y los tampones como método para gestionar la menstruación porque son los que se publicitan. Las mujeres de entre 10 y 54 años representamos casi el 60% de la población total. La vida fértil de una mujer promedio es de aproximadamente cuatro décadas. Sin embargo, aún cuando la menstruación es una situación biológica inevitable para la mitad de la población, no se contemplan los productos de higiene menstrual como productos necesarios.
La mitad de la población menstruamos y no deberíamos ser penalizadas económicamente por ello. En Argentina los productos de higiene menstrual pagan IVA, que es del 21% desconociendo que es un elemento esencial, no un lujo.
En nuestro país, las mujeres ganamos un 27% menos que el hombre. Si tomamos como referencia el Salario Mínimo, una mujer debe gastar aproximadamente el10 % en toallitas femeninas y tampones cada mes. Esto representa un consumo que, para la gran mayoría de las mujeres, no es optativo. La cifra adquiere una relevancia mayor si comparamos la brecha salarial de género, que marca un ingreso del 27% menos para las mujeres en el caso del trabajo formal y asciende al 37% en el sector informal, de acuerdo a la última Encuesta Permanente de Hogares (EPH) que mide el Indec. Estos productos son productos de primera necesidad. Este gasto no parece significativo cuando la persona tiene trabajo formal, pero cuando la persona vive en la pobreza, la opción entre comprar comida o comprar productos de gestión menstrual se torna muy relevante.
En el 2019 por primera vez en el Senado argentino se pronunció la palabra menstruación. Y fue justamente a raíz del proyecto de ley que busca la quita del IVA a los productos menstruales, la provisión gratuita en centros de salud y lugares públicos y la necesidad de investigación e información sobre el tema. “El proyecto habla de pensar a las mujeres y a todos los cuerpos con útero como sujetos de desigualdad de derechos, al tener que afrontar este gasto extra mes a mes. Porque es algo obligatorio para los cuerpos, no podemos pedirle no menstruar porque no llego a fin de mes”, explicaba Lucía Espiñeira, miembro de la agrupación Economía Femini(s)ta, quienes fueron las encargadas de labrar el proyecto para diferentes legisladores.

En otras partes del Mundo
Kenia fue el primer país que liberó de impuestos los productos de gestión menstrual en el año 2004. Prácticamente una década más tarde se aprobó en Canadá en el año 2015 reuniendo más de 74.000 firmas. Estas iniciativas se replicaron en el año 2017 en Australia, Rusia, Estados Unidos, Las Islas Canarias en España. En el año 2018 se destacan dos experiencias: en Escocia se lanzó un plan piloto que de tener buenos resultados se expandirá en todo el país y en Botswana se presentó una moción parlamentaria para suministrar desde el Estado elementos de gestión menstrual.
En Escocia (país de primer mundo) desde julio de 2017 el gobierno escocés anunció que daría de manera gratuita tampones y toallas sanitarias a mujeres y niñas de sectores de bajos ingresos en Aberdeen. Y este 27 de febrero de 2020 se anunciaba que todas las mujeres de Escocia podrán acceder a estos productos de gestión menstrual de manera gratuita. El parlamento en Escocia aprobó una ley por la cual el Estado se hará cargo de la provisión gratuita de toallas sanitarias y tampones a todas las mujeres del país. “Queremos continuar reduciendo el estigma y dirigirnos a superar los asuntos de igualdad de género e igualdad que afectan a cualquier persona que menstrúa, cualquiera sea su nivel de ingresos”, explicó en esa ocasión la Secretaria de Comunidades, Aileen Campbell.

Es urgente
Es esencial que los padres (no solamente las madres) enseñen a sus hijos (no solamente a sus hijas) que no hay impureza en el ciclo menstrual y que padecer su incomodidad no es una rareza sino algo que tienen en común más de la mitad de los seres humanos. Darle la bienvenida a la cotidianidad femenina es un acto de amor propio y de reconocimiento del cuerpo sin ascos ni culpas que puede beneficiar a muchas mujeres.
Menstruar no nos hace más débiles, ni menos inteligentes, ni menos productivas. Sí nos hace más vulnerables ante el hecho de que una mala gestión de nuestra menstruación puede provocar enfermedades e infecciones graves. No se trata de intentar acceder a productos suntuosos sino simplemente asumir que se trata de una cuestión de salud pública. NO es tan complejo comprender y celebrar una ordenanza de Gestión Menstrual en Gálvez.
Ahora Las Jerónimas nos vamos a batir la mayonesa, mientras abrimos el vino nuevo, alentamos las cosechas, repudiamos los incendios, recolectamos semillas en los jardines, esperamos ansiosas las frutas que caerán en nuestras manos como una bendición de los árboles. Y mientras, danzamos entre las abejas nos reflejamos en los brillantes espejos.

Fuente:

Lo personal es político. Menstruar en tiempos de pandemia

“MenstruAcción”, también en el fin del mundo


https://www.eldiariodelarepublica.com/nota/2019-6-24-17-16-0-la-sangre-y-un-impuesto-por-ser-mujer

¿Cuánto cuesta menstruar?


https://www.telam.com.ar/notas/201803/257256-salud-publica-economia-feminista-8m-campana-menstrauccion-excencion-iva-impuesto-donaciones-gratuidad.html
http://www.planbnoticias.com.ar/index.php/2019/10/02/presentan-proyecto-para-entregar-toallitas-femeninas-gratis-a-estudiantes-de-la-pampa/
https://www.pagina12.com.ar/249639-tampones-y-toallitas-seran-gratis-en-escocia
https://www.colibri.udelar.edu.uy/jspui/bitstream/20.500.12008/9986/1/TS_CardozoSof%C3%ADa.pdf
https://blogs.20minutos.es/yaestaellistoquetodolosabe/tag/la-mayonesa-se-corta-con-la-menstruacion/

La menstruación como política pública: Un estudio exploratorio de proyectos legislativos sobre gestión menstrual en Argentina. Ludmila Azcue (UNMDP) – Luciana Patiño Aráoz (UBA-UNMDP)

GH PLAY

Cargando...

Banner Pozzi

czerweny.ar

Banner Collage

Banner Quaranta

GÁLVEZ Ciudad

PUBLICITE AQUÍ