Anuncio

Seleccionar página

Victoria Torres, nieta recuperada: «Un día me reconocí en la foto de una nena en el diario, ABUELAS estaba buscándome»

Anuncio

La primera en plantar un árbol en el acto de la tarde fue Victoria Torres, de nombre biológico Marías de las Victorias Ruiz Dameri. «Debido a la pandemia, Abuelas tuvo esta magnífica idea, junto a otras organizaciones de derechos humanos, de poder sembrar memoria, que es lo que siempre se buscó desde el organismo, para que los argentinos sepan lo que sucedió hace 45 años, lo que nos sucedió a nosotros, los nietos, y lo que les sucedió a nuestros papás, para que no vuelva a repetirse nunca más».

Con un tiempo viviendo en nuestra ciudad, Victoria es todo un símbolo en esta fecha: es la nieta recuperada número 64. «No tenía dos años cuando fuimos secuestrados con mi mamá, mi papá, mi hermano de 4 años y mi hermana en el vientre de mi mamá. Nos llevaron a la Esma (Escuela de Mecánica de la Armada) en Buenos Aires, allí estuvimos viviendo entre torturas y detenidos en forma inhumana, por la edad que teníamos y por las condiciones en que se encontraba el centro, y luego, los militares nos separaron», relató.

Al hermano de Victoria lo dejaron en Córdoba, «con un cartel colgado al cuello que decía que se llamaba Marcelo y que los papás no tenían plata para mantenerlo, a mí me dejaron en la puerta del Sanatorio de Niños de Rosario con un mismo cartel que me llamaba Victoria, y mi hermana es apropiada por el represor Juan Antonio Azic».

 

«Viví toda mi vida creyendo que había sido abandonada»

«Hasta que Abuelas me encontró, yo viví toda mi vida creyendo que había sido abandonada», añadió, «y no tenía idea de los desaparecidos… Y un día, leyendo el diario con mi papá adoptivo, veo la foto de una nena con el nombre MARIA DE LAS VICTORIAS RUIZ DAMERI y me reconocí. Ahí empecé a gritar que era yo, Abuelas estaba buscándome y me hice la prueba de ADN, que me dio 100% positivo con el matrimonio Ruiz Dameri».

El día del resultado del test «me llamó Estela (Carloto) y me dijo que era María de las Victorias Ruiz Dameri, y yo le corté el teléfono de la desesperación… Enseguida me volvió a llamar y si bien el parecido físico que tengo con mi mamá, hacía muy probable que fuera yo, faltaba la prueba de ADN, entonces viajé inmediatamente a Buenos Aires y fui conociendo a parte de la familia (el hermano de Victoria fue también encontrado por Abuelas 10 años antes, y su hermana por un ADN en 2009, ordenado por la jueza Servini de Cubría).

Y en cuanto a sus papás adoptivos, «la relación fue excelente, porque ellos me acompañaron durante todo el proceso… En el ser hijo de desaparecidos uno pasa por diferentes etapas, no es fácil, pero tuve un acompañamiento muy grande, lo que en otros casos no ha sucedido. Yo tuve la suerte de que mi adopción fue plena, fue legal, y siempre me dijeron que era hija adoptada, nunca me mintieron sobre ello».

Hoy, Victoria sembró futuro junto a su hija Mora: «Fue un momento muy emotivo, y agradezco enormemente que se pueda hacer esto en Gálvez».

 

 

GH PLAY

Cargando...

czerweny.ar

Banner Collage

Banner Pozzi

Banner Quaranta

GÁLVEZ Ciudad

PUBLICITE AQUÍ