Oscar Miranda, su tributo a Sandro y una velada a puro recuerdo

Anuncio

En la noche del sábado Oscar Miranda debajo del escenario, y «Sandro» arriba de él, trajo toda la música del recordado artista al Ceci BBC. Con la previa de Facundo Larrieta, luego Miranda hizo un repaso de los temas más populares del Gitano, con un público femenino muy entusiasta que lo fotografia, filmaba, y pedía y coreaba cada canción.

Por la tarde, la prensa local dialogó con Miranda sobre su actualidad, donde está girando por la Argentina: «Yo quiero estar primero a la Argentina, porque hay un montón de proyectos por afuera del país, pero yo quiero estar primero en mi Argentina, recorrerla de nuevo antes de irme a Estados Unidos. Quiero estar aquí, donde uno nació, donde uno creció, y donde falleció mi gran ídolo, Sandro».

Luego recordó una anécdota «hermosa», dijo, de cuando vio por primera vez al ídolo musical: «Yo lo conozco cuando yo tenía siete años. Porque al menos en Córdoba se estilaba que cuando se ponía de novio la nena en la familia, salía toda la familia. Entonces, como mi hermana era mayor que yo -es menor que Sandro un año-, entonces, llegaban los bailes de carnaval y entonces iban los novios y yo en primera fila, ¿y adónde me iba yo? Al escenario. Así también conocí a Charles Aznavour, y bueno, es ahí en donde conocí a Roberto, con el mameluco de cuero y Los del Fuego cantando rock al estilo Elvis».

Miranda destaca que del cantante lo impactó «su humildad, era una persona sincera, consejera. En los últimos años, se sentaba en el escenario más que todo a aconsejar a la juventud, a los abuelos, a la gente joven. Que no fumaran, que se cuidaran, que respetaran a la familia, al abuelo, al padre, al hijo. Eso valoro de Sandro, a esa persona que abriendo la mano te demostraba lo que era realmente él». Y como artista, entendió, «fue muy grande, muy grande. Yo creo que no fue quizás mundialmente conocido porque él no quiso. Tenía a su mamá de muchos años, Nina, que estuvo postrada en su habitación y él no quería dejarla por el tema de las giras. Porque él tuvo propuestas por todo el mundo, pero no lo hizo. En los últimos años, él lo dijo, ya no quería viajar, y hacía Junín, Rosario y el Gran Rex».

  • Ahora, cuando empezó todo para Usted? Un día se miró al espejo y dijo «Soy parecido a Sandro», o cómo fue?
  • No, no, vos sabés que me pecharon a la cancha (risas). Primero, yo tendría 15, 16 años y ustedes conocen bien a Keops, el boliche más importante en Carlos Paz, en el cual hay películas filmadas ahí de Roberto, y yo llegaba al boliche y me hacían la rueda y decíam ‘llegó Sandro, llegó Sandro’. Por supuesto que yo no cantaba en aquel tiempo, pero bailaba y qué sé yo. A lo mejor era por mi nariz, un tanto parecido, no sé… Profesionalmente, gracias a Dios conocí tantos oficios, fui chófer de ambulancia, paramédico, mecánico, carpintero, herrero, pintor, ciclista (que lo hago hasta hoy, cuando puedo) y un buen día, yo me iba de viaje y tenía una dificultad el coche. Entonces lo llevo a un taller que quedaba al lado de un canal, que era de «Telemanías», el dueño era Jorge Zapata, un productor de aquellos, ¿no?. Entonces, el mecánico le dice: ¿Sabés a quién lo tengo en el taller? Lo tengo a Sandro. ¿Pero qué le vas a tener a Sandro? Pero en serio, te digo, vení a verlo, vení a verlo. Y tanto él insistió que fue a verme. Y cuando me ve, claro, se asombró y dice «A ver, canta un poquito Rosa», y  yo improvisé.. Me iba de viaje y me dice que a la vuelta lo vaya a ver… Y cuando volví, ya me estaba haciendo hacer un smoking, unas pistas. O sea, me pechó a la cancha, y me dijo «vos tenés que vivir de Sandro… A él le va a encantar. Si vos lo hacés con humildad, a él le va a gustar». Y así fue…
  • Roberto lo vio cantando?
  • Sí, inclusive se lo dijo a Olga y está en el libro, ¿no?, de Sandro íntimo. Él le dijo «Olguita, éste es mi clon», como diciéndole apoyálo en lo que sea, o no lo rechaces nunca. Y de Olga vamos permanentemente, le mando un beso grandote a Olguita. Somos muy amigos y me cuentas tantas cosas de Roberto, de este grande, por más que estuviese un mes allá, no voy podría conocer todas sus cosas, todos sus pensamientos, aventuras y desventuras…

 

GH PLAY

Cargando...

Banner Pozzi

Banner Collage

Banner Quaranta

czerweny.ar

GÁLVEZ Ciudad

PUBLICITE AQUÍ