Marcelo Aimaro, secretario de MEPROLSAFE.

Murió el sistema cooperativo, murió el gran emblema nacional que es SANCOR, que cumplió no sólo con la elaboración de productos sino con fines sociales en muchos lugares, llevando el desarrollo que los privados no hacen, ¿no?”… De esta forma, el secretario de MEPROLSAFE (Mesa de Productores Lecheros de Santa Fe), Marcelo Aimaro, se expresaba este jueves tras conocerse la decisión de la asamblea extraordinaria en Sunchales, que dio el ok a la venta a ADECOAGRO por 400 millones de dólares.

Consultado acerca de la situación de los productores en adelante, Aimaro sostuvo que “a los que se les debía algún dinero, se les va a pagar una parte, a la otra se le hace una quita importante… Esperemos que al menos se les pague lo prometido a los productores asociados a SANCOR y que puedan seguir. La situación de la cooperativa era muy difícil, y lamentamos este final, pero los productores esperan que esto sea un bien, en virtud de que SANCOR no podía competir con el resto de las empresas”. De todos modos, “no creemos que sea bueno para la lechería argentina, hay que hacer una transformación de la lechería argentina y poner reglas claras... Si el productor no tiene algún mecanismo de modificación de precios hacia él desde la góndola, lamentablemente seguimos siendo el pato de la boda, los productores, que percibe el precio más bajo, y el consumidor, porque paga los precios más caros del mundo“.

Sobre cuántos productores lecheros se encuentran afectados a SANCOR; “no tenemos datos certeros, pero la empresa tenía más de mil remitentes, de los cuales muchos ya habían dejado de entregarle la leche porque la simple cuestión de que necesitaba el dinero para seguir, como lo necesitamos todos”.