zorra integrantesDesde hace meses, tomaron contacto con GálvezHOY integrantes de la Travesía Ferroviaria y Solidaria por los festejos del Bicentenario de la Patria, para contarnos sobre su recorrido y su paso por la ciudad… Hoy, el mal tiempo y desperfectos en la zorra en que se mueven -un vehículo a motor con tecnología de los años ’40 modelo 1962-, hizo que su llegada a Gálvez sea incierta, lo que definían en las próximas horas.

De todas formas, una parte de “Los Catangos” (entidad a la que pertenecen estos viajeros) está parando aquí, en el Club Deportivo Jorge Newbery, y el resto se quedó en Díaz, trabajando en el móvil. Uno de ellos es Gustavo Mastrocola, quien en comunicación telefónica con GálvezHOY este domingo destacó que la idea “nació hace unos tres años, que fue cuando empezamos a diagramar este viaje… Esta es la Nº 11, para mí la número cuatro, pero surgió por el Bicentenario de la Patria,  con la idea de unir Bahía Blanca y Tucumán -unos 1.700 km.- para llegar el 9 de julio. Le dimos forma a este sueño, en anteriores travesías llevábamos donaciones de material didáctico y banderas en cada pueblo, pero aquí son 174 y nos era imposible llevar tanto, por lo que optamos sólo por llevar banderas y dejarlas en cuanto pueblo o mástil encontremos para que flameen este 9 de julio…”.

Gustavo señaló que, el objetivo claro de la travesía es sumar su granito de arena para el regreso del ferrocarril en el interior: “El proyecto consiste en destacar los beneficios del tren, ya sea como vínculo de integración entre las diferentes regiones que forman nuestro país, desde lo económico, turístico, cultural y de desarrollo siendo el nexo para los diferentes mercados internacionales tales como los de Europa y los mercados de Asia. Este es el mensaje que queremos difundir a través de este viaje en zorras de vías”, explican en un parte que nos envían “Los Catangos”, cuya base está en Bahía Blanca pero tiene integrantes de esa ciudad, como así de Saladillo (Mastrocola), Santa Rosa -La Pampa-, Córdoba, Puerto Deseado y Río Colorado: “Tuvimos hasta un canadiense que nos acompañó, pero al cuarto, quinto día de marcha enfermó y volvió a Canadá… Algunos debieron retornar por cuestiones laborales, pero somos ahora 10, aunque con la incertidumbre de cuántos vamos a llegar a Tucumán”.

Sobre el viaje, “por medidas de seguridad no podemos circular de noche, por lo que nos dan una mano enorme municipios, comunas, sociedades de Fomento, bomberos… Lo único que pedimos son cuatro paredes y un techo para dormir, porque bolsas tenemos, más que nada por las inclemencias del tiempo y la época del año en que estamos. Hay travesías en que hemos dormido en el andén del ferrocarril…”.

Ahora se encuentran en Díaz: “Tenemos que esperar que pare de llover, ya tenemos seis días con lluvia, ya no tenemos más ropa seca y tampoco queremos jugar con la salud.  Llegar a Tucumán vamos a llegar, la posibilidad es que cuando todo esté mas o menos solucionado, encarrilar en Gálvez o en Sunchales o en Ceres, dependemos del clima pero también de las operadoras ferroviarias que nos den paso, porque obviamente la prioridad la tienen los trenes”.

Pero más allá de los inconvenientes, Gustavo destacó “la emoción de llegar a cada estación, a veces con muchas personas esperándote, otras con una… Días atrás en Darragueira nos esperaron con una verdadera fiesta, con mucha gente, con música de rock, con los chicos de la escuelas, y la próxima estación fue Thames, donde nos esperaba solamente la señora Angélica, con bizcochuelo y mate, y uno se conmueve con este gesto de compartir el rato y muchas veces escuchar las historias del tren de cada uno, a veces uno quisiera quedarse más, pero no se puede, porque hay que seguir…”.

“Hace 200 años un grupo de patriotas se juntaron sumando esfuerzos para formar nuestra querida patria, hoy un grupo de argentinos se han reunidos para sumar su granito de arena en la lucha por el regreso del Ferrocarril a los pueblos, rememorando a aquellos patriotas que se subieron a sus carretas de los lugares más recónditos de nuestra patria grande para emprender un viaje que tendría como meta final la DECLARACIÓN DE LA INDEPENDENCIA
Nosotros emularemos a aquellos patriotas, en nuestras zorras de antaño, por estas vías para entrelazar distintas provincias desde Buenos Aires, pasando por La Pampa. Córdoba, Santa Fe, Santiago del Estero y culminando en San Miguel de Tucumán. (…) Esta travesía va por todos, por los que soñamos, por los que sufrimos el dolor ajeno en nuestra piel, por los que creemos en ideales, por los que mueren de pie, por los que anteponemos la patria y el pueblo a nuestros intereses personales, por vos, por mí, por el regreso del tren a los pueblos”.