Este jueves por la noche, el salón de Vecinal Tropezón se llenó de colores. Con la consigna de que cada color es único, pero con la certeza de que todos juntos forman un brillante arco iris multicolor, se desarrolló la velada anual de fin de curso de la Escuela Especial Nº 2.041.

Con esta alusión a los colores, desde la entidad educativa se refirieron a la inclusión e integración de sus educandos en la sociedad actual. Las familias respondieron como cada año a la cita, actuaron junto a sus hijos y seños y compartieron un agradable momento junto al establecimiento, que destacó como consigna: “En esta escuela, educamos y trabajamos para que los niños y adolescentes sean ciudadanos de bien, y se realicen como personas libres y dignas”.

Compartimos imágenes de la velada (¡gracias Caro por ayudarnos con las fotos!):