0108 donacion luli 2“Este jueves por la mañana, recibimos la primera donación correspondiente a nuestro sueño”… Con estas palabras, unas de las directoras del Pinquén Gálvez, Adriana Garnero, abrió su charla con medios locales este viernes.

“Luciana Salazar dejó el Bailando por decisión propia, pero se comprometió a continuar con el sueño”, agregó. De esta forma, 20 días después de su salida del programa, se comunicaron con Hanna Oltarz, de la comisión directiva de la institución, desde la Fundación Redrado, indicándole el nombre de tres empresas que iban a colaborar con la entidad, las que asimismo “se conectaron para saber cuáles eran nuestros intereses o necesidades”.

La primera firma es Garbarino, “que hizo efectivo ayer lo que estamos viendo” -señalando lo recibido-, “la segunda es Noble Agri, que es una aceitera, cuya gente sí vino al terreno, sacó fotos, corroboró lo que necesitábamos y se llevaron nuestro pedido. Ellos vinieron a través de lo que se llama responsabilidad social empresaria, tienen un margen de dinero para gastar en el año y van a ver en qué pueden encuadrar a Pinquén este 2016. Y la otra es Banco Galicia, que en su momento nos pidió una sola sala a equipar, y nosotros pedimos la de enfermería, que además de ser una de las más costosas, requiere de muchas cosas que hoy no tenemos”.

La directiva entendió que “la gente está muy ansiosa, nos preguntan por el sueño… Nosotros seguramente no vamos a terminar ahora nuestro Hogar, pero esto es el primer aporte y así como nosotros los acompañamos a ellos, ellos (Luciana y Jorgito) nos están ahora acompañando”.

El Taller Pinquén recibió este jueves dos aires acondicionado, tres calefactores, una computadora y una impresora, “que estaban en nuestro pedido, ya lo hemos guardado pero hoy lo estamos dando a conocer porque una primera parte de nuestro sueño se ha cumplido”.