Sesenta personas resultaron heridas en un accidente que se registró en los primeros minutos de este miércoles en cercanías de la ciudad de Santa Fe. En esos momentos regresaba de un traslado a la capital provincial una unidad de ambulancia de Bomberos Voluntarios de Gálvez.

Los galvenses se detuvieron ante el pedido policial, y cuando se percataron de lo ocurrido, inmediatamente se pusieron a trabajar.

Carlos Fernández, uno de los bomberos de nuestra ciudad que estuvo en el lugar y conducía la ambulancia, habló con los medios locales y comentó que “fue algo increíble, nunca había estado en un siniestro semejante”, aunque recordó que hace unos años “estuve en un accidente de un colectivo de la línea Pulqui, pero no era de esta magnitud… En este hecho había gente por todos lados, y nosotros tratamos de ayudar”.

Durante la mañana del miércoles, trasladaron a 12 personas, mayormente de nacionalidad paraguaya, con diversos golpes: “Cinco fueron al hospital de Santo Tomé y al resto las trasladamos al Cullen, la mayoría tenía fracturas, pero en nuestro caso ninguna estaba herida de gravedad”. Entre los pacientes que transportaron había dos pequeñas, una de 4 años y una beba de meses, con un corte en la cabeza.

El trabajo de Carlos y Leandro Delmonte, su acompañante en el móvil en ese momento, no sólo se basó en llevar a los heridos, sino que también dieron aviso a los bomberos de Franck y San Carlos, quienes rápidamente se hicieron presentes en el lugar con sus unidades y con herramientas hidráulicas para retirar a los heridos del ómnibus, incluso para retirar al colectivero, al que pudieron sacar luego de una hora y media del accidente.”Es una experiencia inolvidable, nunca me había sucedido”, reiteró Fernández, quien tras esta imprevista tarea siguió con su trabajo habitual en la institución galvense.

Una imagen del accidente en el que ayudó con los heridos una unidad de Bomberos de Gálvez.