Hoy en día cada vez más gente es conciente de los trastornos posturales y la necesidad de tratarlos mediante técnicas corporales acordes a los mismos. Estos son ocasionados mayoritariamente por las malas posturas sostenidas en el tiempo, las sobrecargas de peso y su mala técnica concomitante con la que las acompañamos como así también por nuestra vida moderna y sedentaria, el estrés y los factores psíquicos de esta época. Las cifras nos muestran el protagonismo de estos trastornos en nuestra vida diaria en donde mas del 70 por ciento de la población ha sufrido en algún momento de sus vidas dolores intensos de columna vertebral en cualquiera de sus segmentos como así en menor medida dolores irradiados a las extremidades próximas de la misma.

Ahora bien ¿porque la corrección ante una orden verbal como, “ponte derecho” no soluciona estos problemas?
Tengamos en cuenta que a partir de los 20 años los discos, estructuras intervertebrales que amortiguan cargas y distribuyen fuerzas en la columna, comienzan a perder altura y dejan de cumplir su función, siendo esta una de las causas importantes pero no la principal. Sin ahondar sobre su origen en demasía, la retracción de las cadenas musculares distribuidas en el cuerpo anatómicamente es la causante principal de estos trastornos, siendo estas cadenas la unión de varios músculos que se activan para generar nuestros movimientos.

Por eso vamos a explicar que a un cuerpo no podemos tratarlo por zonas en particular, sino debemos tener una visión global del mismo, y es ahí, donde entra en juego el concepto de corrección de las cadenas Mio (músculo) faciales (tejido que envuelve al músculo). Este tratamiento tiene como objetivo elongar estas cadenas retraídas mediante diferentes posturas elegidas luego de la evaluación del paciente junto con un tipo de respiración especifica de la tecnica.

El resultado es el de flexibilizar los musculos que rodean la columna, estabilizar todos sus segmentos, prevenir nuevos episodios, y mejorar nuestro estado general. Mejora el tono muscular, estado ligamentario y articular, sistema circulatorio y linfatico, coordinación y previene en chicos el desarrollo de diferentes curvaturas anomalas que incluso adultos podemos sufrir.

Lic. Diego Nicolás Guindón