“Pinto dentro de la corriente del realismo espontáneo, es muy joven, se usa mucho hoy en día… La podés utilizar en rostros, paisajes o en lo que vos quieras…”. Así definió su estilo “Trapi”, o Héctor Gallegos, el artista que este viernes por la noche inauguró su muestra en el Museo Municipal de Artes Visuales “Orlando Ruffinengo”, y quien en grandes cuadros plasma en acrílico y mucho color, los rostros de íconos de la cultura popular argentina.

“Me gusta la música desde chiquito, no solamente lo de acá, también lo internacional, pero sí en mi familia se escuchó mucho tango y folklore, y hoy escucho un tema y me lleva a algo que me pasó… Todos estos artistas me producen algo, un viaje, una alegría, un llanto…”, agregó sobre los referentes culturales que se pueden ver en sus obras, que incluyen a Fito Páez y Mercedes Sosa , pasando por Ernesto Sábato o Carlos Gardel. “Pintar me transporta a la niñez, el tiempo te pasa sin darte cuenta y eso pasa cuando niño”, comentó luego Gallegos, quien reconoció que “pinté toda la vida, pero recién hará dos años que comencé a exponer, en principio no me animaba, pero mi novia y mis amigos me alentaron a hacerlo, y ya lo hice en Rosario y alrededores, como Casilda y Victoria”.

La pregunta de todos los presentes fue por qué Trapi: “Trapi es un sobrenombre que me quedó de mis amigos de jovencito, por el vino… y me gustó utilizarlo en mis pinturas”, admitió entre risas, para luego responder preguntas sobre su arte que le hacían los asistentes.

 

El acto inaugural

Alrededor de las 20, el director del Museo, prof. Víctor Carrivale, dio la bienvenida a los presentes, y se refirió a la exposición de Gallegos: “Así como tuvimos a las corrientes tradicionales, esto es otra cosa… Es revalorizar figuras populares con un tratamiento distinto, muy fuerte y dinámico, donde la armonía es la exaltación de complementarios, donde se juega con las líneas… Dentro de lo que el Museo está acostumbrado y ha mostrado, esto es diferente. El artista es muy joven pero con un futuro grande, y estamos muy felices que haya aceptado exponer en nuestro Museo, que si bien es chico, tiene un patrimonio que algún día los galvenses tenemos que conocer, con 300 obras de los mejores artistas que hubo y hay en la Argentina, recordando a Ruffinengo, Rubió y Barugel, quienes tuvieron la genial idea de donar tantas obras a la institución”. También agradeció a Maira Badalotti, amiga de “Trapi” y quien hizo posible la conexión para su llegada a Gálvez desde Rosario.

Luego tomó la palabra Gallegos, quien agradeció y se mostró complacido por poder mostrar sus trabajos en el Museo.

El acto contó con la asistencia del intendente Mario Fissore e integrantes de su equipo de gobierno, en tanto que importante cantidad de público se dio cita para este encuentro con el arte y recorrió las galerías del “Orlando Ruffinengo”.