Escribe para GálvezHOY, Fabiana Sansón *

 

“El sábado 10 de junio del corriente año, tuve el grato honor de compartir el panel: “Mujer y Política. Proyecto de ley de Paridad”, que se desarrolló en el marco del Primer Congreso Regional de la Mujer, con personalidades destacadas de la política nacional: la Senadora Nacional María de los Ángeles Sacnun, la Diputada Nacional Silvina Frana y los miembros de la agrupación “Nueva Ciudad” de la ciudad de Santa Fe, Gabina Sosa y Luciano Gatti.

En dicha oportunidad, planteamos cómo históricamente las mujeres tenemos la posibilidad de  participar en la política en nuestro país.

No ha sido una conquista fácil.

La demanda de igualdad real que se nos presenta como sociedad generó la necesidad de impulsar un trato desigual a manera de compensar esta discriminación por razones de género. No fue de golpe, ha sido un crecimiento gradual.

En 1996, se estipula de manera específica la obligación de aplicar una cuota mínima de participación  de la mujer. Pero esta reforma presentaba un vacío legal y es que la normativa no requería que las mujeres fueran nombradas en puestos elegibles. En otras palabras, se las podía nombrar en forma de relleno, sin posibilidad real de resultar electa.

En mi opinión, esto es evidencia clara y contundente de que una legislación electoral no es suficiente cuando las estructuras partidarias continúan dando prioridad a los candidatos masculinos. El problema no reside en aspectos metodológicos, reside en aspectos de formación y apreciación.

Reside en limitantes culturales todavía no superadas de manera eficiente. Afecta también, el rol tradicional de la mujer, cuyas obligaciones limitan la participación en lo público.

Hoy hay proyectos de ley de paridad, a nivel nacional y a nivel provincial, que pretenden enmendar ese error y obligar a los partidos políticos a colocar a las mujeres en el primer lugar, pasando así de una paridad vertical a una horizontal, otorgando un cupo femenino del 50% para cada sexo en los órganos representativos, asociaciones sindicales, poder judicial.

Sueño con un país en el que, ser hombre o mujer, no sea restrictivo para participar en cualquier espacio de toma de decisiones públicas.

Un país en el cual la paridad de género en el proceso electoral sea un reflejo de la sociedad y de la democracia que tanto nos enorgullece.

Tener una ley, sería un paso sumamente importante (y hay que seguir insistiendo) pero no sería la solución al problema de base. Debemos visualizar el verdadero impedimento al que nos enfrentamos, para seguir luchando por la igualdad de oportunidades (aún sin ley vigente)”.

 

  • Fabiana Sansón es abogada y concejal del Bloque Justicialista en el HCM de Gálvez.