Sara Maglio tiene 18 años, proviene desde Sogliano Cavour (en la provincia de Lecce, Italia) y llegó a nuestra ciudad a través de un intercambio gestionado por el Club de Leones de Gálvez, el primero en los sesenta años de historia de la institución. “El nexo se realizó a través de funcionarios de nuestro distrito, de nuestra gobernación, ella vino aquí con 17 años y hoy ya tiene 18, festejó su cumpleaños con nosotros, y le deseamos lo mejor”, expresó el presidente de Club, Dante Giacomelli, a los medios este martes, durante un pequeño acto donde “Sarita” (como la llaman cariñosamente) recibió un presente de la institución, al tiempo que la joven entregó un banderín identificatorio traído desde su lugar.

“Los leones son todos buenas personas, he tenido una recepción maravillosa”, dijo Sara a los medios en un perfecto castellano, para luego contar de su pueblo y cómo se hizo posible su viaje al país: “Sogliano está al sur de Italia, en la región de Puglia, y es mucho más chiquito que Gálvez. Llegué a Argentina a través de contactarme con los leones, no en mi pueblo pero cerca. Un día vino un hombre del Club a mi escuela y allí hablaron de la posibilidad. Como yo tenía muy buenas notas, fui elegida y acá estoy“.

Allá cursa cuarto año del secundario y estudia Lenguas: español, francés e inglés, “y me gustaría estudiar lenguas también en la Universidad…”.

Cuando Sara llegó al país, “no conocía nada de aquí. Sí había escuchado de Messi (risas)… Aquí recorrimos Rosario, que es una ciudad hermosa, Tigre en Buenos Aires, Gálvez por supuesto y el viernes me voy a Esperanza. Son dos semanas que me quedo (llegó el jueves pasado)”·

Gabriela Barberis, quien hospeda a la joven visita en su casa, señaló a GálvezHOY que “ésta es una experiencia nueva, tanto para ella como para mí y la selva de leones de acá, porque nunca aún habíamos logrado el intercambio. Y está siendo una vivencia muy linda, ella es muy accesible, muy buena persona, y se adaptó muy bien a Gálvez”.

“¿Probaste el mate?”, le preguntamos finalmente a “Sarita”. “Sí, pero no me gustó, pero sí mucho las milanesas y el dulce de leche”, aclaró.