0409 candela powellMe presenté en un concurso en el Consejo de la Magistratura, de hecho se presentaron varios, y quedamos tres postulantes para juez subrogante de circuito. Podíamos venir a subrogar -es decir reemplazar el cargo de aquella persona que esté oficialmente- en el fuero civil y comercial, laboral y familia incluido circuito. En principio mi destino iba a ser Santa Fe, que es la competencia más alta en monto, pero como tengo mi familia en Gálvez, mi marido, mis hijas, y yo viajaba mucho a Rosario, me interesó sinceramente poder cubrir este cargo… Se lo solicitó a la gente del Consejo y de la Corte, a la que le pareció muy bien porque Gálvez es un lugar que estaba desamparado, más que nada por distancias, por lo que cubrir esta vacancia resutaba indispensable y la propuesta que yo había hecho les pareció muy buena. Así salió a fin del año pasado y juré en el cargo el 12 de marzo”. Desde entonces, la abogada galvense Candela Powell se hizo cargo del Juzgado de Circuito Nº 20, y dialogó con el noticiero de TV “Hora de Noticias” (Canal 2 CVG) sobre sus funciones y la marcha del organismo.

Sobre qué casos se atienden en la oficina judicial local, Powell sostuvo que “es un juzgado de circuito civil y comercial, laboral y de faltas. Al ser circuito se diferencia de distrito por una cuestión de competencia cuantitativa, es decir que este juzgado tiene competencia hasta 100.000 pesos, todas las causas de hasta ese monto, tendrían que venir a evacuarse a este juzgado. Por otro lado, tiene materia especial en locaciones urbanas y rurales (desalojos), lo laboral hasta 100.000 pesos y materia de faltas provinciales penales. Además tiene competencia en juzgados comunitarios (como podría ser de López, Gessler, Arocena) de pequeñas causas (hasta 4.000 pesos), otras causas que lamentablemente vemos muy a menudo como cautelares sobre violencia familiar y otras cuestiones que tienden a tener cierto acercamiento con las partes. Finalmente, somos alzada, es decir, una especie de cámara de apelación de las resoluciones que dicta el juzgado municipal de faltas”.

Actualmente “estamos tratando que las inquietudes de la gente, sobretodo en materia de certificaciones, estén cubiertas”. En ese sentido, explicó, “se tomaron una serie de medidas para que quienes realizan trámites no queden atiborrados en la puerta y se pusieron dos empleados más a trabajar para que no haya cantidad de personas esperando. La idea es que las cosas salgan, en todo este período de menos de un mes en que estamos sacamos entre 60 y 70 sentencias, lo que estaba atrasado ya salió y ahora estamos trabajando en lo nuevo, tratando que todo salga correctamente”

La nueva jueza se mostró “muy contenta” por poder desempeñarse en nuestra localidad, la suya, y “esperemos poder cubrir las expectativas y satisfacer las necesidades de justicia que se traen a este estrado”.