En un contexto de ajuste y represión, propiciado por el Gobierno Nacional, son las mujeres las primeras en sufrir las consecuencias de un Estado que nos muestra su peor cara: pobreza, vaciamiento de políticas públicas y aumento de la desocupación femenina y de la brecha salarial, entre otras cosas. Un Estado ausente y violento que agrava por acción u omisión las desigualdades estructurales que presenta el sistema patriarcal.

También son las mujeres militantes las que sufren la estigmatización permanente y la persecución política, como ser algunas dirigentes, por ejemplo Milagro Sala, primera presa política del Gobierno nacional, o la mismísima Cristina Fernández de Kirchner, hoy la única referente política de oposición real, a la que se aplica un feroz disciplinamiento mediático y judicial que tiene como objetivo minar su liderazgo popular y quitarle al pueblo argentino su esperanza.

Son, entonces, las mujeres organizadas las que saldrán a las calles de la Patria para hacer su aporte sororo de organización, lucha y resistencia. Queremos que dejen de matarlas, y que vivan una vida plena, autónoma y digna dentro de un Estado de Derecho que nos contenga a todos. Porque están siempre, frente a cada atropello, ante cada derecho vulnerado, en cada movilización y junto a cada argentino que las necesita.

Porque están unidas y organizadas, y porque tienen la real vocación de construir y vencer, hasta que haya Justicia Social con equidad de género.

UN FRATERNAL ABRAZO EN ESTE DÍA A TODAS LAS MUJERES QUE LUCHAN INCANSABLEMENTE Y DIVERSOS ÁMBITOS PARA DERRIBAR LAS BARRERAS DE LA DESIGUALDAD.

 

GERMÁN BACARELLA
DIPUTADO PROVINCIAL