Un nuevo visitante de intercambio llegó a Gálvez el pasado sábado 2. Se trata de Pietro Valcarenghi, quien desde Italia estará un año en Argentina a través del Rotary Club. 

Y este miércoles lo conocimos en la Escuela Superior de Comercio Nº 44, “acaba de irse Iris a Bélgica, su país, y ya Pietro se ha incorporado a nuestras actividades, va a cursar cuarto año de Economía y lo hemos recibido con toda la felicidad…”, expresó a GálvezHOY Graciela Segado, rectora del establecimiento educativo. “Esta experiencia está siendo excelente -añadió sobre el paso por la escuela de alumnos de intercambio-, porque los chicos incorporan a los cambistas no sólo a la vida estudiantil, sino a su vida social, y eso es lo importante. Ellos aprenden nuestras costumbres tan bien que, cuando llega el momento de irse, son perfectamente capaces de diferenciar las cosas en que nos distinguimos de sus países, y muchas de ellas las internalizan: se llevan un mate, el asado, las fiestas con sus compañeros”.

La docente nos presentó entonces a Pietro, quien en buen castellano comentó: “En Cremona hay Rotary Club y allí me dijeron que eligiera tres países donde quisiera ir, yo elegí Estados Unidos, Canadá y Argentina, y Rotary eligió para mí Argentina”. El estudiante reconoció que antes de llegar al país, de él “no conocía nada”, aunque sí “a Messi en fútbol”.

Hoy el joven está viviendo en la casa de Pablo Colussi y familia, tiene 18 años y estudió en la escuela Ghisleri de Italia “Relaciones Internacionales y Economía, y los idiomas alemán, español e inglés”, comenzando en enero a prepararse para venir a nuestra tierra, lo que se concretó este septiembre.

“Fue lindo el recibimiento, todas las personas aquí son agradables y simpáticas”, aseguró, para luego comentar que “Argentina es similar en costumbres a Italia, y mate probé pero no me gustó”. Y mientras va haciendo amigos y conociendo a sus compañeros (que lo esperaron con pancarta incluida), aguarda ver más de nuestro país, teniendo como destinos programados el N argentino y una visita a la Patagonia. ¡Benvenuto, Pietro!