Días pasados el jefe de la AFIP, Leandro Cuccioli, anunció que a partir del 31 de marzo de 2019, no se admitirá más la facturación en papel.

Analizando el anuncio, la tendencia es ir a un nuevo régimen informativo que va a despapelizar todo el comercio minorista y lo novedoso es que se extiende el uso de la factura electrónica hasta el consumidor final. El objetivo es llegar a un libro de IVA digital donde cada contribuyente podrá ver por un medio digital todas sus facturas de compras y de ventas.

Otra novedad es que se va a poder facturar desde el celular y ya no habrá necesidad de emitir el ticket en papel, porque se podrá enviar la factura electrónica vía mail. Como excepción a la regla, únicamente podrán seguir emitiendo facturas en papel los monotributistas sociales.

 

Cronograma

Los comerciantes mayoristas tendrán tiempo hasta marzo de 2019 para adecuarse a la nueva regla. Para los minoristas, y en lo relativo al uso de controladores fiscales, hay una extensión del plazo hasta el 31 de enero de 2021, a partir de ese día se darán de baja los tradicionales controladores fiscales y todos los comercios minoristas tendrán que emitir factura electrónica o utilizar controladores fiscales de última generación, según corresponda.

El sector de monotributistas y exentos del IVA tendrán tiempo hasta octubre próximo para decidir si continuarán operando con controladores fiscales on line o factura electrónica.

Además a partir del primero de agosto se eleva de 1.000 a 5.000 pesos el tope de pesos para identificar a los que realizan operaciones comerciales.

El proceso de despapelización fue iniciado años atrás, y ahora se completará con quienes todavía no estaban obligados.

 

Medios de facturación

Las opciones serán factura electrónica o el controlador fiscal. En ambos casos, la Afip recibe la información de las transacciones.

La emisión de comprobantes electrónicos se puede realizar a través de la web de Afip o de un prestador del servicio. También está disponible en versión móvil, esta alternativa es utilizada, en general, por quienes no venden en forma masiva, ya que la factura se envía por e-mail.

Para las ventas en un comercio, lo más usual es el controlador fiscal, que emite un ticket y que también se puede utilizar sin conexión. De todos modos, estos vendedores podrán optar por entregar una factura electrónica a través de la web, o bien, utilizar el facturador móvil con una aplicación de celular.

Lo que se debe tener en cuenta es que la Afip pretende renovar todos estos aparatos por los de nueva generación. Estos últimos generan un registro digital que va directamente al fisco. Si el aparato está desconectado de la red, se debe enviar un informe semanal de todas las operaciones.

La Administración Federal de Ingresos Públicos avanza en la implementación de comprobantes digitales para tener un registro en el momento de todas las operaciones facturadas. De esta manera los contribuyentes, podrán ir viendo sus saldos a favor y por pagar en el Impuesto al Valor Agregado (IVA) y tener precargada la declaración jurada mensual, esto hace que el organismo aumente los controles sobre los contribuyentes a partir de la digitalización total de las operaciones. El objetivo de la AFIP es  avanzar en una nueva estructura de control, ya que la facturación digital le dará la posibilidad de tener los datos de la actividad en tiempo real. De todas maneras, es importante aclarar que a la fecha, aguardamos la normativa que confirme lo descripto anteriormente.

 

CPN Ramiro Montes

Titular Estudio Contable Montes

Miembro Asociación Argentina de Estudios Fiscales- AAEF