Finalizó este jueves 5, el paro de trabajadores de AMSAFE, SADOP, ATE y SIPRUS, que tuvo un altísimo acatamiento en todo el territorio provincial y que incluyó este miércoles, una marcha que movilizó a más de 20 mil personas a la capital santafesina.

Desde AMSAFE, señalaron: “Exigimos al Gobierno el cumplimiento de la Ley de Paritarias Nro. 12.958 y la convocatoria a este ámbito de discusión para darle continuidad al debate, ante lo que fue el rechazo absoluto de la docencia a la propuesta oficial sobre salarios, carrera docente y condiciones de trabajo“, y en el comunicado difundido reclamaron además que “se dé marcha atrás con el anuncio del decreto que establece el pago del aumento y el consecuente cierre unilateral de la paritaria -con características similares al Decreto 52/18 del Ejecutivo Nacional que eliminó la paritaria docente como instancia de negociación nacional-, como así también no se avance en la decisión de aplicar descuentos, lo que constituiría un avasallamiento al legítimo derecho constitucional de huelga”.

Municipales: acuerdo por el 18% en dos tramos

Este miércoles, los representantes de Intendentes y Presidentes Comunales junto a los delegados de los Sindicatos Municipales integrantes de FESTRAM lograron concretar un acuerdo paritario para el año 2018. Este consiste en un incremento del 18% sobre la política salarial vigente en cada jurisdicción que se abonará en dos cuotas, la primera del 10% en el mes de Marzo y el 8% restante en el mes de Agosto. Estos incrementos están sujetos a la aplicación de la cláusula gatillo directa, cuando sean superados por el Índice de Precios al Consumidor publicado por el Instituto Provincial de Estadísticas y Censos (IPEC).

En ese marco también se resolvió establecer un incremento mínimo de bolsillo de $ 2.800, los que se abonarán en dos tramos de $ 1500 y $ 1300 respectivamente en los mismos meses en que se efectivizan las cuotas del aumento salarial. Estos valores también quedan sujetos a revisión automática con la cláusula gatillo.

De esta forma, el salario mínimo garantizado se ubica en $ 15.108 excluyendo Asignaciones Familiares, Horas Extras y Presentismo, lo que implica un incremento del 22,7% sobre las categorías de ingreso, siempre sujeto a las modificaciones que se disparen por la aplicación de la cláusula gatillo.

6 de abril: paro bancario

Así lo ratifica el comunicado difundido a los medios por la Asociación Bancaria este jueves por la tarde:

“Hemos dicho, y lo sostenemos, no vamos a resignar la dignidad, ni los ingresos alimentarios de nuestras familias, por la codicia de los banqueros o la irresponsabilidad de quienes quieren poner tope a los salarios, mientras fogonean el aumento de los precios de consumos y servicios indispensables. Por eso, porque no ha habido una propuesta superadora por parte de los banqueros a la inaceptable de un aumento en cuotas con rebaja de derechos adquiridos, este 6 de abril paramos durante 24 horas con concurrencia a los lugares de trabajo para inmediatamente asistir a las convocatorias y movilizaciones dispuestas por las distintas seccionales de la Asociación Bancaria.

Qué más podemos decir si cada día, cada declaración de los funcionarios del gobierno, la pérdida del poder adquisitivo de nuestro salario y de nuestras jubilaciones, la injusta carga del impuesto al salario que no se derogó como prometieron en la campaña electoral, NOS DAN LA RAZON. Quede claro además ante la opinión pública, ante cada usuario o cliente, que la responsabilidad de este conflicto es de los bancos y el gobierno. Podrán hacer las declaraciones o las operaciones mediáticas que quieran: se llevan por delante la VERDAD. ¿Quién puede creerles?

BANCARIA, BANCARIO NO AFLOJEMOS!”.