Barrio Oeste tenía que empatar para jugar la tan ansiada final con Santa Paula. Todo parecía indicar que ya transitaba ese camino. El primer tiempo terminó con el 0 en cada arco, y la gran concurrencia esperaba un gol del local para comenzar a festejar.

Y para ese tanto hubo que esperar un poco.  Casas se quedó con dos jugadores menos por un codazo sin pelota a Aguiar y una fuerte infracción a Albil, así que los dirigidos por Marcelo Tudino se fueron al ataque y en una jugada de Morazzo, el arquero dio rebote y Aguiar no perdonó. El equipo ratificaba su clasificación… Pero con Casas y Romero enfrente, nada está cerrado.

Faltaba poco menos de quince minutos cuando Diego Romero tomó una pelota cerca del área, luchó y la logró tocar con la punta del botín para inflar la red ante el silencio de los hinchas de Barrio Oeste.  Y más tarde, el reloj marcaba 40 minutos cuando Romero ganó en velocidad ante una pelota llovida que partió desde su arquero, y la punteó cuando salió Bonansea. La cancha, más muda aún.

Después el Naranja insistió, pero Casas se replegó y en otro pelotazo a Romero, casi llega el tercero. Fue 2 a 1 para la visita, gracias a la velocidad y visión de un delantero contundente.

El próximo domingo, Santa Paula viaja a Casas para la primera final, y en quince días se resolverá el campeón del año en la cancha del celeste.