Este jueves por la mañana, después de los graves incidentes vividos durante la tarde noche del miércoles en la sesión extraordinaria del Concejo donde se debía tratar el veto del artículo 4° de la Ordenanza de Emergencia Económica y Financiera, el Departamento Ejecutivo convocó a una conferencia de prensa para dar a conocer su postura y analizar la situación actual del gobierno.

En la sala de reuniones del Palacio Municipal, el intendente de la ciudad, Ing. Mario Fissore comenzó repudiando los hechos de violencia ocurridos en medio de la sesión del Concejo “que es, a mi entender, uno de los organismos del gobierno y es la caja de resonancia de toda la población y me parece que como departamento ejecutivo no puedo dejar pasar por alto lo acontecido anoche”.

“Más allá de las diferencias, disidencias, las maneras de pensar, de ver o implementar las políticas publicas cada uno de los actuantes en la vida política de la ciudad, creo que hay que respetar el funcionamiento de las instituciones, ser respetuoso de cada una de las decisiones que se toman cuando se tratan diversos temas, cuando se votan en el cuerpo legislativo normativas para poder regir en el ámbito ejecutivo local”, dijo el mandatario. “Por ello quiero expresar mi solidaridad con el cuerpo legislativo, porque fui concejal, fui partícipe en este ámbito durante muchos años, es muy caro a mis sentimientos y creo que la democracia se construye a través de los consensos, del diálogo y de la posibilidad que tengamos de discutir y consensuar las normativas”.

En tanto, en referencia al rechazo del veto, Fissore afirmó a la prensa “más allá de que no hayamos estado de acuerdo con el artículo 4to de la Ordenanza de Emergencia Económica Financiera, -por eso se vetó ese artículo- es un artículo que priva al Municipio de Gálvez de cubrir algunas vacantes que se han producido y que seguramente en el presente ejercicio se van a producir en virtud que tenemos jubilaciones de personal que tiene a cargo importantes áreas, como contaduría, la dirección del Jardín Maternal y también choferes para cubrir otras vacantes para seguir cubriendo el funcionamiento normal y las prestaciones que tiene el municipio”.

Fissore continuó “quiero hacer una aclaración, en el año 2007 cuando me toca asumir la intendencia asumimos con 307 empleados en planta permanente y 67 planes de empleo local en funcionamiento. Durante 9 años siempre la planta y los planes se han mantenido por debajo de esos numeros, hoy tiene 293 en planta y 42 planes, por lo que se deduce que no se ha incrementado en ninguno de estos ejercicios la planta de personal y sí se ha incrementado y mucho la demanda de nuestra sociedad en las prestaciones de los servicios”. El intendente entonces explicó, “la ciudad es más grande, hay que atender otras actividades que antes no se atendían. Cuando asumimos cambiamos el modelo de gestionar, e implementamos distintas áreas para atender problemáticas que no se tenían en cuenta dentro del andamiaje del estado local”. En ese sentido citó como ejemplo emparentar el desarrollo social con la salud, la cultura con la educación, la producción con el desarrollo local e incluir las cuestiones medioambientales. “Si analizamos que el personal es menor al que había hace 9 años, eso implica que este departamento ejecutivo ha hecho esfuerzos importantes para poder atender estas requisitorias del estado”, confirmó el intendente.

Sobre la ordenanza, Fissore entendió “el estado necesita tener su emergencia económica financiera por una serie de gestiones, trámites económicos y administrativos, que debe realizar durante el ejercicio para poder llegar a buen puerto en estas gestiones. Si estamos en emergencia nosotros tenemos la seguridad de que más allá de que se vaya jubilando personal tenemos que cubrir vacantes para atender la demanda de la sociedad, eso es lo que nosotros previmos cuando vetamos el artículo 4°, que no se condice con la realidad del estado, porque por allí, desde el cuerpo legislativo se exigen prestaciones por la demanda de la sociedad y por otro lado no nos permiten cubrir estos espacios vacantes para poder tener los recursos humanos disponibles para suplir esas demandas”.

Más aún, estas cuestiones se discuten en el presupuesto municipal, y el concejo tiene desde el año pasado en discusión el presupuesto 2017, es allí donde se discuten las partidas presupuestarias correspondientes para atender las asignaciones en personal”, concluyó.

Finalmente, en referencia al paro que se tenía previsto para esta mañana, el mandatario municipal aclaró “el sindicato se hizo presente con sus delegados, estando en un paro que había determinado en la noche de ayer, hemos dialogado sobre el accionar del municipio y sobre el pago de haberes del mes correspondiente, plantée que el paro se levante y se empiece a trabajar normalmente y después de charlar con el gremio y sus delegados, resolvieron retomar las actividades”.

Marcelo Comelli, presente también en la rueda de prensa insistió “repudiamos los hechos de violencia y nos solidarizamos con todos los damnificados”. En cuanto al veto, el concejal entendió “nosotros compartimos la necesidad de vetar este artículo, porque hemos hecho intentos de que se entre en razonamiento, ya que todos los actores coinciden que quieren que se tenga un municipio fuerte y por ello intentamos que haya sensatez”.

“No existe ningún artículo mágico que pueda mejorar la estructura económica de un Municipio. La sustentabilidad se consigue con el diálogo, consenso. Una ordenanza es un instrumento para una coyuntura de emergencia y para solicitar fondos, no podemos transformarla en una cuestión de gestión estructural para el municipio, sin charlas previas, con el intendente de licencia, nos pareció que no correspondía, nuestros argumentos eran esos”, dijo Comelli y confluyó “ojalá que a corto plazo tengamos la madurez de sentarnos y poder discutir y pensar en las cuestiones de fondo que lleven a la mejor calidad de vida de todos los galvenses”.