En una escandalosa sesión del Concejo Municipal, el cuerpo deliberativo rechazó por cuatro votos contra dos el veto del intendente y quedó firme el artículo 4 de de la Ordenanza de Emergencia Económica donde se congelan las vacantes en el Municipio por todo 2017.

La reunión de los ediles debía comenzar a las 20 horas pero no se pudo desarrollar con normalidad. En el momento en que se disponían a empezar la sesión se cortó la luz dentro del recinto -que se encontraba colmado- y se decidió realizar el encuentro en la oficina de la presidencia.

Un grupo de manifestantes que se encontraba en el lugar, con bombos y redoblantes, en un principio intentaron ingresar a la presidencia, hecho que fue impedido por personal policial. Aunque minutos más tarde, los empleados lograron su objetivo, ingresando a la sala provocando serios destrozos.

En ese momento, los concejales ya habían logrado definir la situación por la que estaban reunidos en una sesión express, que duró apenas unos minutos, donde por cuatro votos a favor y dos en contra se rechazó el veto del intendente dejando firme la ordenanza que congela las vacantes.

Luego del ingreso y el accionar de los manifestantes, la oficina quedó completamente destrozada y en el interior algunos de los ediles sufrieron una descompensación. La presidenta del Concejo Alicia Vuelta y el Concejal del PRO Oscar San Martino debieron ser atendidos por personal de Bomberos Voluntarios. Además, Vuelta debió ser asistida para controlar su presión arterial.

Como consecuencia de lo sucedido, pasadas las 21:30, el secretario general del sindicato anunció que irían a paro por tiempo indeterminado.