Cálido, emotivo, disfrutado, compartido… Así fue este martes por la noche, el acto de despedida de “la seño Ofe” en la Escuela Nº 6.034.

La directora del establecimiento vivió precisamente ayer su último día en la escuela para luego pasar a disfrutar de una nueva etapa, la jubilatoria, y fue agasajada por la comunidad educativa, ex alumnos, familias, vecinos, directivos de otras escuelas públicas, autoridades locales y provinciales, dado que también participó el delegado regional Juan Cruz Giménez y la supervisora seccional Alejandra Reggiardo.

Ofelia Bernardi llegó a la Escuela Nº 6.034 un 17 de marzo de 1982 y ejerció allí la docencia hasta mayo de 2006, para luego de un paréntesis de dos años, ocupar el cargo de directiva en 2008 y así terminar ayer, su carrera en la docencia.

El acto se inició con la recepción de la agasajada, quien vivió la noche plena de lágrimas en los ojos. “Nos toca despedirte. Una etapa termina, en ella crecimos, aprendimos y logramos muchas de las metas propuestas. Hoy no va a ser uno de esos días que nos dé por escribir, porque para qué, si bastan tres palabras: ¡TE QUEREMOS OFELIA!”, presentaron las seños Susana y Mariela, encargadas de llevar adelante la velada.

Así, uno a uno cada grado y sus maestras -identificados con colores diferentes- saludó a Ofelia, para entonces dedicarle unas palabras la docente Claudia Graff y proyectarse entonces un video de los momentos vividos en la institución educativa. Sentada en su sillón, la directora vivió cada actividad con emoción y alegría a la vez: recibió palabras de agradecimiento de cooperadores, porteras y asistentes escolares, la ex directora del Jardín Nº 225 Mónica Herrera -quien también hace corto tiempo se jubiló tras compartir años como directivas en el mismo edificio-, el intendente Mario Fissore y el delegado Juan Cruz Giménez.

En la previa de su despedida, GálvezHOY habló con Bernardi: “Son muchos años, es mucha la emoción -sostuvo-… Llegué aquí con 23 años, a primer grado, y estuve 18 entre primero y segundo, hasta que un día me dijeron ‘Usted va a Séptimo’ y hubo que acostumbrarse a cosas nuevas”.

La maestra rememoró también sus sensaciones cuando comenzó a ocupar el cargo de directora: “Fue otro primer día que se vive con muchos sueños. Muchos se cumplieron, otros a medias, y otros tratamos de transmitirlos a quienes vienen… Pero creo que lo que nos planteamos con la vice, porque éramos las dos nuevas, y era que el barrio se volviera a apropiar de la escuela, se logró. Los ex alumnos volvieron, las familias mantuvieron su compromiso con la escuela, como así Cooperadora y Club de Madres, y esto se hizo característico de la 6.034: todos nos unimos todos los años en un sueño nuevo por cumplir, aparte de formar buenas personas”.

Y para finalizar, le pedimos un último mensaje como “dire”: “Lo que decimos todos los días a la entrada: que tratemos al otro como nos gusta que nos traten a nosotros, que seamos respetuosos, que cuando algo no nos gusta, no lo digamos con palabras hirientes, uno puede dar su opinión sin lastimar al otro, y hay que estar siempre atentos para escuchar al compañero… Y es la satisfacción más grande cuando le preguntás a los chicos, hoy una mamá me contó: “Mi nena me dice que hay que tratarnos con respeto”, y eso es lo que decimos todos los días en la escuela, y es ése, el paso para formar buenas personas”.