La Casa de la Historia y la Cultura, fue escenario este miércoles, del acto realizado por el municipio local, en repudio del beneficio 2×1 para genocidas.

A sala casi llena, el presentador Roberto “Negro” López, locutor y abogado con fuerte compromiso en la temática, destacó en su alocución de apertura que este fallo “es la impunidad que posee el Poder Judicial, para perpetuarse y llevarnos a los años más oscuros de la Argentina,  y es nuestro deber revivir la historia en nuestra memoria, pasarlo  de boca en boca, para que nadie piense que hay algo de legítimo en todo esto”.

Luego, se fueron sucediendo los oradores del acto, siempre con la impronta de “exigir la anulación inmediata de esta antidemocrática medida”. “No olvidamos, No perdonamos, No nos reconciliamos”, señalaba la publicidad que se dio a conocer al inicio y que se transformó en el leitmotiv de las marchas y concentraciones que se realizaron en el país.

La primera oradora fue la abogada Fabiana Sansón y edil del Frente para la Victoria. “Esta promo 2×1 como la he llamado, no puede atribuir a un delito de lesa humanidad, este tipo de benignidad…”, entendió, para luego preguntarse sobre “esta “aberración jurídica” cometida por 3 Ministros de la Corte (dos de ellos, Rosatti y Rosenkrant, nombrados por el Presidente Macri, mediante decreto n° 83 año 2015, aceptando ellos mismos –prima facie– ser nombrados de esa manera, conociendo que la ley no los habilitaba), ¿habrá sido por ignorancia (lo dudo), por convicción, por ideología o por cadena de favores con el Gobierno Nacional? Este desenlace es al que quería llegar este Gobierno Nacional, tratando de bajarles las fuerzas a las Abuelas y Madres de Plaza de Mayo, quitándonos la “memoria”.

La siguió el concejal del socialismo Hugo Quiroga, quien agradeció a la Municipalidad la decisión de realizar este acto, al que adhirió el Concejo, y “resulta positivo -manifestó- que el Congreso de la Nación haya aprobado una nueva ley que cubre los vacíos legales de esta decisión y que no deja ninguna duda que los delitos de la última dictadura son de lesa humanidad, ya que fueron presentados contra personas, que fueron torturadas, secuestradas, muertas o desaparecidas por el accionar criminal del gobierno de facto”. “Nos resulta altamente inexplicable esta determinación del máximo tribunal”, expuso, “y particularmente me resulta sorpresivo el voto afirmativo de quien fuera el ministro de Justicia de la presidencia de Néstor Kirchner, el dr. Horacio Rosatti“.

Se escuchó entonces la voz del Movimiento Sindical Galvense a través del titular del CUEC Carlos Durante, quien repudió el fallo “que puede dejar en la calle a torturadores que han dejado en nuestra sociedad una herida muy profunda que aún hoy no podemos cerrar…”. “En nuestra ciudad no hubo muertos o desaparecidos en aquel entonces, pero la actividad metalúrgica era pujante, y ningún delegado quedó trabajando, habiendo complicidad de los empresarios, porque por defender los derechos de los trabajadores, no podíamos hacerlo y perdimos nuestro trabajo… No fue sólo un golpe militar, sino que atrás había un poder económico que mientras las asesinos mataban y violaban, ellos se quedaban con la riqueza del país”.

A su turno, el diputado del FpV Germán Bacarella celebró la participación en la convocatoria, “donde más allá de partidos hay una conciencia popular, que tiene memoria, y de eso se trata…  Algo que me ha quedado muy grabado es la tortura a las mamás de bebés recién nacidos, porque tengo la suerte de militar con una compañera como la Tana González, que es hija de desaparecidos, sobrina de desaparecidos y nieta de desaparecidos, y le tocó que torturaban a su mamá mientras le pegaban a ella, dejándole secuelas que la acompañarán hasta su último día de vida”. “Estamos expresando nuestro repudio a un fallo que le da la libertad a muchos genocidas que fueron parte de una dictadura cívico-militar. Se trató de una dictadura en la que hubo militares, pero también hubo civiles involucrados y en los últimos gobiernos -Néstor Kirchner y Cristina-, que se hayan tomado los derechos humanos como una política de Estado, hizo mella en ese poder económico que estuvo sin lugar a dudas detrás de esos golpes militares que hemos vivido a lo largo de nuestra historia, ese poder económico que son los que realmente se llevan la riqueza de nuestro pueblo a costilla de los trabajadores… Pido memoria, verdad y justicia, estemos muy atentos, abramos los ojos, tengamos conciencia política”, destacó.

El secretario de Gobierno del municipio, Gustavo Parisi, habló en nombre del Ejecutivo local y arrancó el primer aplauso cerrado de la velada, entendiendo que “esto nos tiene que llevar a reflexionar qué nos pasó y qué nos pasa a a los argentinos, que casi 34 años después de haber recuperado la democracia, todavía seguimos sufriendo estos coletazos que nos clavan un puñal por la espalda como así también a nuestros compañeros desaparecidos, a las madres, a las abuelas”. “Es bueno en estos casos hacer una autocrítica, y en el caso mío como político y peronista orgulloso que soy, creo que no supimos estar a la altura para continuar la causa de los 30.000 desaparecidos, que no desaparecieron por casualidad sino porque hacían política, porque tenían una idea, porque pusieron el cuerpo, el alma y su sangre, y por eso desaparecieron”.

“Terminada la dictadura y comenzada la democracia -mientras festejábamos-, se iniciaba otro plan, quizás tan macabro como la época de la dictadura, que lo llevaban adelante los militares disfrazados de otras cosas, los grandes poderes mediáticos y económicos, y era el plan que durante más de tres décadas fueron llevando sistemáticamente para demonizar la política y lo han hecho tan bien que nos hemos creídos que la política es mala, que los partidos políticos ya no debían existir -reflexionó-. Pero si desaparecen los partidos políticos, desaparecen las convicciones, las células madres de la democracia… Porque cuando los políticos nos dedicamos a pasear por los medios, a sacarnos fotos, a ser el candidato más lindo y que la gente nos vote por lindos y no por proyectos, pasa que llegan al gobierno no los que están mejor preparados, sino los que quieren defender algunos intereses sectoriales”.

 

Victoria Ruiz Dameri: “Qué hice yo para que me dejen sin nombre”

El acto cerró con las palabras de Victoria Ruiz Dameri, hija de desaparecidos que vive hace un tiempo en nuestra ciudad. “Mi nombre es Victoria y puedo decirlo porque sé quien soy gracias al trabajo de las Abuelas de Plaza de Mayo. En el año 2000 por una foto en un diario me reconocí y empecé el camino hacia la verdad. Durante 21 años creí ser hija adoptiva del matrimonio con el cual me crié y creí que todo había sido un abandono, ya que los militares me dejaron con un cartel colgando al cuello diciendo que Silvia y Orlando, mis verdaderos padres, me habían abandonado”, comenzó a relatar, mientras muchos de los presentes la escuchaban entre lágrimas: “Cuando Abuelas de Plaza de Mayo me encontró, me contó la verdadera historia… Yo tenía solamente dos años cuando fui secuestrada en un centro clandestino de detención llamado ESMA y junto conmigo secuestraron a mi mamá que estaba embarazada de cinco meses, a mi hermano Marcelo de 5 años y a mi papá”.

“Mi hermana Laura nace en ese centro clandestino mientras torturaban a mi mamá y yo con dos años junto a mi hermano de 5, jugábamos por los pasillos viendo cosas que un niño no tiene que ver. Me privaron de criarme con mis hermanos, me crié sin saber lo que era tener un hermano. A los 21 años me pusieron enfrente de ellos y los conocí”, continuó, preguntándose “qué hice yo, con tan solo dos años, para que me dejen sin nombre, sin fecha de nacimiento, sin edad, sin mis hermanos y sin mis papás. Qué hice yo para que para que con solo dos años, pierda todo vínculo con cada uno de los integrantes de mi familia biológica. Qué hice yo para que no me dejen conocer a mis papás, que equivocados o no, merecían un juicio. Hoy, qué hice yo, para que liberen a los que torturaron, violaron y desaparecieron a mi mamá…”, expuso, sosteniendo: “La verdad, ninguno de los que pasamos por esta historia, ninguno de los nietos restituidos, entendemos qué hicimos, solamente queremos justicia, no un 2×1, no caminar con los represores”.

Finalmente Victoria resaltó que “cuando me llamaron para venir a este acto me puse contenta, luego me puse re nerviosa y no quería hacerlo porque es volver a remover un montón de cosas que uno va dejando en el día a día, pero inmediatamente pensé en mis tres hijas … Qué suerte que las pude tener en libertad, que en cada parto pude sentirme libre, no esposada, no torturada y no en una condición inhumana”.

Y para cerrar leyó un texto de Víctor Heredia, quien tiene a su hermana y a su padre desaparecidos y a un sobrino nacido en cautiverio, del que desconoce su identidad, y que escribió un duro texto titulado “Que nos devuelvan la mitad del dolor”, y cierra con “Todavía cantamos. Todavía pedimos. Todavía soñamos. ¡¡¡Todavía esperamos!!!”. Y fue precisamente esa canción, la que todos los presentes corearon al final de la convocatoria.