La Cámara de Senadores aprobó el jueves el mensaje del Ejecutivo que prevé la creación del Fondo de Inversión y Desarrollo de la provincia, medida anunciada por el gobernador Miguel Lifschitz al presentar la agenda hídrica, aunque con algunos retoques de los senadores justicialistas, que terminaron de darle forma al texto en una reunión con los ministros de Economía y de la Producción

La iniciativa se divide en dos partes: por un lado prevé que la provincia aporte $150 millones y Nación envíe el préstamo de $250 millones que prometió hace más de dos semanas. Esos $400 millones se prestarán a productores no bancarizados y fundamentalmente vinculados a la actividad tambera con un tope de $2.000 por vaca declarada. La adjudicación de los fondos será de forma directa, ya que no intervendrán bancos en la operación, y estará en manos del Ministerio de la Producción, aunque bajo el control de una comisión bicameral compuesta por diputados y senadores.

Esos créditos serán a tasa cero con un año de gracia y un plazo de devolución de cuatro años. Si con los productores de leche sólo se llega a ocupar parte de ese dinero, el resto se prestará a otro tipo de actividades productivas bajo las mismas condiciones. Los funcionarios del Ejecutivo que visitaron este jueves la Cámara alta se comprometieron a que si la ayuda nacional se demora, la provincia cubrirá los $250 millones comprometidos por el Gobierno central.

La segunda parte del Fondo estará compuesta con al menos $500 millones que se obtendrán de una licitación con agentes financieros que trabajen en la provincia. Ese dinero se destinará a productores y pequeñas y medianas empresas que estén bancarizadas y la futura ley –aún falta la media sanción de Diputados– establece que la tasa de interés que se les podrá cobrar a las empresas y productores será del 13% y que la provincia subsidiará un 4% del interés para llegar a esa tasa. Luego habrá que esperar las ofertas de los agentes financieros para terminar de conocer cuáles serán las condiciones de devolución que tendrán esos préstamos.

El senador Danilo Capitani había solicitado y gestionado en distintas oportunidades ayudas destinadas a la actividad productiva afectada por las inundaciones en todo el departamento San Jerónimo.