El proyecto de ley de Parto Respetado tuvo sanción definitiva en la sesión de la Cámara de Senadores esta semana, transformándose de esta forma en ley en todo el territorio provincial.

Danilo Capitani, como presidente de la Comisión de Salud y Mediambiente Humano de la Cámara Alta, expuso algunos aspectos de la iniciativa indicando que “el proyecto que hoy -por este jueves- votamos dispone la adhesión de la Provincia a la Ley Nacional 25.929, llamada de PARTO RESPETADO”.

El senador planteó que esta ley legisla “sobre los derechos de la mujer; de padres e hijos durante el proceso del embarazo, el trabajo de parto, el parto y el postparto”. “Tiene como finalidad garantizar a las mujeres que en el momento de dar a luz, sean respetadas en sus creencias étnicas y culturales; a que se asegure el respeto a su intimidad y se garantice el acompañamiento del padre y/o persona de su confianza. Estamos convencidos que un parto es más respetuoso y saludable en la medida que la mamá y él bebe adquieran en ese momento el protagonismo necesario en un clima de goce y disfrute”, añadió.

“Para esto -sostuvo Capitani- es preciso garantizar el derecho de la mujer a la intimidad; a ser respetada; a ser informada del tratamiento que recibe; a adoptar la postura física que le es más cómoda; expresarse libremente; a tener a su hijo de inmediato, para darle la bienvenida y a compartir ese momento solo con las personas que desee”.

El legislador entendió que el parto “es una de las vivencias más intensas del ser humano y sus consecuencias son permanentes… El momento de nacer y un período de lactancia saludable son imprescindibles no sólo para la salud del bebé, sino también para el desarrollo de su inteligencia, su posterior capacidad de relacionarse y de vincularse con la sociedad”, indicando que el parto respetado es una manera más digna de parir y nacer, “que se basa en la valoración del mundo afectivo-emocional de las personas, la consideración de los deseos y necesidades de sus principales protagonistas: las mujeres”.

La Ley establece que las madres tienen derecho a:

– Un trato digno y respetuoso, de modo individual y personalizado, garantizando el derecho a la intimidad, la no intromisión y la no exposición indiscriminada del cuerpo durante todo el proceso asistencial.
-Que se consideren sus pautas socio-culturales.
-A expresar sus emociones.
-Ser considerada como persona sana.
-Ser informada sobre las distintas intervenciones médicas para poder  optar libremente; así como a ser informada sobre ia evolución de su  parto, el estado de su bebé y que se la haga partícipe de las diferentes actuaciones de los profesionales.
-Recibir asesoramiento e información sobre los cuidados de sí misma y del niño.
-No ser sometida a ningún examen o intervención cuyo propósito sea de investigación, salvo consentimiento manifestado por escrito.
-Vivir un parto natural, respetando los tiempos biológico y psicológicos a su favor y de su hijo, evitando prácticas invasivas y abusivas.
-Ser acompañada (derecho de acompañamiento), por una persona de su confianza y elección durante el trabajo de parto, parto y post parto.
-Tener a su lado a su hijo durante la permanencia en el establecimiento sanitario.
-Que el padre del bebé o su compañero reciba adecuado asesoramiento e información sobre los cuidados del niño para su crecimiento y desarrollo.

Finalmente Capitani expresó que lo normado es de aplicación para los servicios de salud públicos y privados, y agradeció los apoyos recibidos para la sanción definitiva.