En la actualidad, el mercado hipotecario argentino se encuentra revolucionado por la aparición de los créditos hipotecarios UVA. Estas líneas ofrecidas por los bancos están ajustadas por la llamada Unidad de Valor Adquisitivo, que es un coeficiente que ajusta las cuotas y el capital del crédito hipotecario con la inflación, a la que se le suma una tasa nominal anual fija que varía entre el 3,5% al 8,5% para clientes, según cada tipo de banco y sirven para la construcción y adquisición de vivienda, y en algunas entidades se ofrecen para refacción.

 

VENTAJAS Y DESVENTAJAS DE LOS CREDITOS HIPOTECARIOS UVA

Entre las ventajas, podemos citar las siguientes:

1– Tienen una  cuota inicial más baja que los tradicionales, en algunos casos llega a ser un tercio de la del crédito hipotecario tradicional.

2- Tienen un acceso más fácil que el de un tradicional. Una cuota mensual más baja que el crédito hipotecario tradicional permite al tomador del crédito a acceder a un monto más alto con menores ingresos.

3– Se puede ahorrar hasta un 10% en los primeros tres años si baja la inflación, lo cual brinda la posibilidad a quien accede a un crédito UVA a quedarse con la diferencia de lo que pagaría en una financiación a tasa fija.

4- Para los casos en los que la inflación supere en más de 10 puntos al salario, los créditos UVA incluyen una cláusula que obliga al banco, si el cliente lo solicita, a extender el plazo para volver a financiar hasta el 25% del monto del préstamo. Si el salario va a la par de la inflación, la cuota y el capital mantendrán siempre la misma proporción con el sueldo a lo largo de toda la vida del crédito.

5 Están orientados básicamente a las cuentas sueldos ya que el objetivo de los bancos es ganar nuevos clientes, por lo tanto, los trabajadores en relación de dependencia corren con ventaja a la hora de acceder a este tipo de créditos.

 

Respecto de las desventajas, encontramos las siguientes:

1- El valor de cada cuota y del capital se actualiza con la inflación. Esta es la principal desventaja de este tipo de crédito UVA frente al tradicional de tasa fija. El tomador de crédito debe tener en cuenta que en algunos años su salario podría subir menos que la inflación, en este caso, habrá dos consecuencias: a) su cuota que se mide en una unidad llamada UVA se actualizará con los nuevos precios y empezará a representar una mayor parte de sus ingresos mensuales, y b), el capital adeudado también se ajustará y exigirá ser cancelado con una mayor cantidad de salarios que en el momento inicial.

2- Ningún banco le presta al solicitante el 100% del valor de la vivienda, por lo tanto hay que disponer entre el 25 y el 30% del valor de la propiedad como un ahorro previo y además un dinero extra para los gastos de escrituración y eventual comisión de la inmobiliaria.

3- Al estar orientados principalmente para los trabajadores en relación de dependencia, los autónomos, incluyendo monotributistas, corren con desventaja a la hora de acceder a este tipo de créditos.

 

Puedo concluir que con este tipo de créditos, el mercado inmobiliario tiene una nueva línea destinada a quienes buscan ser dueños de su propia vivienda.

Los hipotecarios UVA buscan que el acceso al financiamiento para la compra de viviendas sea más accesible para quienes intentan llegar a su primer hogar. Sin embargo, hay que ser cautelosos al momento de tomar una decisión respecto de esta sistema de créditos, en mi opinión son preferibles y convenientes en entornos de baja inflación: para períodos de inflaciones altas, es más adecuado el sistema tradicional de tasa fija.

Y otro aspecto que considero importante es el rol que debe tener el Estado, al promover este tipo de financiamiento, de instruir e informar al público de los riesgos que pueden llegar a asumir adoptando esta herramienta financiera.

 

POR CONSULTAS U OTROS TEMAS DE INTERÉS, COMUNICARSE AL TELÉFONO 517350, O DIRIGIRSE A BELGRANO 888 EN GÁLVEZ.

NOS ENCONTRAMOS EL PRÓXIMO JUEVES…