Por CPN Ramiro Montes

 

Una criptomoneda es un medio digital de intercambio, la primera en aparecer fue Bitcoin en el año 2009 y es la más conocida en la actualidad. Desde ese momento, las monedas virtuales no han dejado de crecer y han surgido una multitud de monedas alternativas a Bitcoin, cada una de ellas con su particularidad: entre ellas, podemos mencionar Litecoin, Etherreum, Ripple y Dogecoin.

 

 

BITCOIN

Cada vez más países la aceptan como moneda de curso legal y la mayoría la acepta que se utilice para transacciones, como pasa en la Argentina, el Banco Central aclaró que no tiene objeciones al uso de esta “criptomoneda”.

¿Cómo se puede hacer para atesorar?

Resulta muy sencillo atesorar bitcoin y apostar a que será la moneda del futuro. Aunque todavía presenta alta volatilidad, en los últimos años su tendencia fue alcista. Además de poder atesorarlo, es posible luego utilizar esta moneda para realizar distintas compras.

Su principal atractivo es que la emisión está absolutamente controlada y no depende de ningún banco central. De esta forma, no corre el riesgo que sí tienen el peso, el dólar, el euro o cualquier otra moneda, que es la expansión descontrolada por parte de una autoridad monetaria.

Esta verdadera ingeniería financiera se sustenta en una plataforma absolutamente inviolable que resultó ser lo más valioso del producto y se llama “blockchain” (es una base de datos distribuida, formada por cadenas de bloques diseñadas para evitar su modificación una vez que un dato ha sido publicado usando un sellado de tiempo confiable y enlazando a un bloque anterior).

Ahorrar en bitcoin, resulta muy seguro y se puede recurrir a una compañía internacional, aunque también se puede guardar la firma digital en el hogar, con un pequeño dispositivo.

Lo primero que hay que hacer es abrir una cuenta, dándose de alta por mail, luego simplemente hay que adherir al servicio una cuenta bancaria local, se debita el monto y se paga con una transferencia en pesos argentinos, y una vez que el monto transferido impacta en la cuenta abierta, desde allí se procede a la compra del bitcoin.

Para la habilitación del servicio, sólo hace falta enviar imagen del DNI, escanear una factura o algún servicio a nombre del titular y presentar algún comprobante de ingreso, como monotributo o último recibo de sueldo.

Apenas impacte la transferencia, se procederá a realizar la operación y le serán transferidos Bitcoin a la cuenta abierta a tal efecto.

Un aspecto particular es dónde queda custodiada la moneda, es decir cómo hace el inversor para saber en todo momento cuál es su tenencia y valor. Una opción es dejarla en la propia empresa que efectuó la compra, pero también es posible mantener esa tenencia custodiada en casa, a través de un moderno aparato donde se almacena la firma digital del bitcoin de tu propiedad.

El ahorro en bitcoin se parece más a poseer oro que a realizar un plazo fijo, ya que no se reciben intereses. Se puede afirmar que funciona como un commodity digital, con un precio que sube mientras alrededor se apilan billetes que valen cada vez menos.

Respecto del tratamiento impositivo, en nuestro país el inversor tendrá que pagar bienes personales y también Ganancias en caso de venderlo a un valor superior al de compra.

Si la decisión después de un tiempo es desprenderse de esta moneda, hay varias empresas que permiten hacerlo a través de una denominada billetera electrónica, utilizando directamente el celular.

A modo de conclusión, Bitcoin compite hoy con otras divisas como una atractiva opción de ahorro e inversión, de hecho se convirtió en la mejor inversión del año 2016 y se estima que para el año 2030 se generalice el uso de esta moneda virtual.

 

POR CONSULTAS U OTROS TEMAS DE INTERÉS, COMUNICARSE AL TELÉFONO 517350, O DIRIGIRSE A BELGRANO 888 EN GÁLVEZ.

NOS ENCONTRAMOS EL PRÓXIMO JUEVES…