Desde comienzos de año, se iniciaron las obras de refacción en el edificio del Concejo Municipal, una obra que desde hace tiempo se venía proyectando y que “se logra con una inversión importante que viene desde la Provincia con un aporte no reintegrable“, explicó la presidente del cuerpo legislativo, Alicia Vuelta.

Asimismo anticipó que “pronto recibiremos otra ayuda del gobierno provincial para poder terminar con las obras, ya que nos fuimos encontrando con distintas problemáticas a medida que se fueron ejecutando los trabajos: es tan centenario este edificio que nos hemos encontrado con un pozo ciego, paredes cargadas con electricidad, cañerías muy viejas… Es decir, se agregan cosas a medida que se hacen”.

Vuelta destacó por sobre todas las cosas “el aporte de la provincia” para los trabajos, y advirtió que “estamos tratando de ahorrar todo lo que se puede para colaborar con este proyecto”.

La concejal anticipó también que además de estas obras, “estamos armando un centro de cómputos para que todos tengan acceso a la información del Concejo; buscamos que sea más inclusivo, por lo que se colocarán aberturas y accesos para discapacitados; queremos una ciudad más plural y diversa, por lo que cada bloque tendrá su oficina para trabajar y atender al público; buscamos cuidar el medioambiente para lo que en todos los bloques tendrán una luminosidad para que nos ayude a ahorrar energía eléctrica; y también habrá un lugar para que la prensa pueda trabajar con tranquilidad”.

Con las tareas ejecutadas, se buscó mantener la fachada original de la construcción ya que el edificio fue declarado Patrimonio Histórico. Sí se tuvieron que demoler dos oficinas, donde “se diseñó un patio interno, con un mástil, para realización de actividades o posiblemente alguna sesión especial”.

Por último, Vuelta adelantó que también se trabajará en el ala de calle Mitre cuando “llegue otro aporte, y éste será un salón que podrán utilizar para los eventos culturales, educativos y deportivos que sean de importancia para toda la ciudad”.