En el 65º aniversario de la muerte de Eva Duarte de Perón, autoridades políticas, militantes y público en general, se congregaron en torno al monumento de la “Abanderada de los humildes” -en la esquina de Avda. Jorge Newbery y L. de la Torre- para recordarla.

En un breve acto, donde se entonaron en primer lugar las estrofas del Himno Nacional, la única oradora de la actividad fue Laura Lamberto, quien agradeció “al Partido Justicialista por darme el honor de decir unas palabras en esta conmemoración del fallecimiento de Eva Duarte de Perón, una mujer sin duda extraordinaria para su época, de una vida muy corta pero muy intensa, en la cual empezó siendo una niña de origen humilde con sueño de ser actriz, que padeció la discriminación de la Argentina de esa época hacia los hijos naturales y hacia los pobres, y que, creo, intentó buscar un resarcimiento individual de triunfar como actriz, pero en ese camino fue tomando conciencia de que esto era algo que no le pasaba a ella sola y terminó construyendo un camino colectivo”.

“Fue una mujer combativa, fanática, luchadora, reivindicadora -recordó Laura-, pero no fue por eso que pasó a la inmortalidad sino que fue una mujer que nunca se dejó arrancar el alma que trajo de la calle y no pudo más que sentir un profundo, enorme, gigante amor por el pueblo, y por eso tocó las almas de muchas personas contemporáneas a ella y a quienes no fuimos contemporáneas, pero que la conocimos por nuestros padres y abuelos, todavía hoy nos conmueve y la tomamos como un ejemplo”.

“Creo que actualmente no tenemos ya que hablar de pobres sino de personas que por causa y consecuencia de la pobreza padecen calamidades sociales, hay generaciones de argentinos con alto nivel de sufrimiento, entonces se necesita que nosotros podamos recrear el amor de Eva Perón en cada uno de nosotros”, finalizó.

Tras el discurso de Lamberto, se depositaron dos ofrendas florales al pie del busto de Eva: una por el Partido Justicialista, y la segunda, por “Gálvez para todos”, agrupación política que encabeza Fabiana Sansón, cerrándose la actividad con palmas y el canto de la Marcha Peronista.