Desde los sindicatos de SOEM y SITRAM difunden el siguiente comunicado:

LA VERDAD DE LOS TRABAJADORES MUNICIPALES DE GALVEZ

En el ámbito de la Municipalidad de Gálvez, y como consecuencia de un desarrollo previo muy particular, el Concejo Deliberante procede a dictar la Ordenanza 4297/17, de fecha 12/01/17 que dicta la emergencia económica financiera, ordenando una expresa medida de flexibilización laboral en su art. 4: el congelamiento al ingreso en el empleo público y de las vacantes. Dicha Ordenanza fue vetada parcialmente en el Decreto 5695/2017 por el Intendente en el punto en cuestión, es decir en el art. 4.

Es decir, el DEM veta específicamente la medida regresiva. Finalmente, en la expedita sesión de fecha 1 de Febrero de 2017 que no se notificó a la Organización Sindical como interesado directo, en violación a la normativa internacional en materia consultiva se procedió a aprobar a puertas cerradas y en forma secreta por mayoría de cuatro concejales contra dos, la Ordenanza que rechaza el veto del Intendente y confirma la medida de flexibilización laboral.

En ese contexto SITRAM y SOEM Gálvez procedieron a ejercer su correspondiente derecho de peticionar ante las autoridades: se estaba sancionando un acto administrativo que motoriza la regresión de los derechos laborales en la Municipalidad de Gálvez. Pasadas las 20 hs. ocurrieron hechos de represión policial: el Concejo Deliberante daba tratamiento y aprobaba la Ordenanza en sesión privada y secreta.

Además de realizarse a puertas cerradas y en forma secreta, asistieron y participaron de la misma terceros, en total contravención a la Ley Orgánica de Municipalidades y del Reglamento interno del Honorable Concejo Municipal de Gálvez. Existió un fuerte operativo de seguridad de la policía de la Provincia de Santa Fe, previo corte de la energía eléctrica. Ello devino en una emboscada contra los trabajadores; ante la consumación de la vulneración jurídica y el corte de luz, en ese contexto de desprotección la Policía de la Provincia utilizó Gas Pimienta. Solo enardeció el ambiente y agravó el contexto de desprotección de los trabajadores.

De hecho, ingresaron al Samco local diversos trabajadores con afecciones como consecuencia de la aplicación de gas pimienta por las fuerzas de seguridad, procediéndose también disparos al aire proveniente de armas por parte de la policía. Técnicamente, la Ordenanza viola derechos básicos de los trabajadores, invadiendo facultades privativas del DEM. Existió un veto específico del Intendente, que es la autoridad de aplicación de la ley 9286.

A esta situación se le debe sumar la represión de la Policía Provincial, que montó un operativo mientras se sesionaba en privado, y solo resguardaba la seguridad de terceros ajenos al Legislativo Municipal Es un contexto claro de FLEXIBILIZACIÓN LABORAL que los ediles del Concejo Deliberante quieren generar: medidas regresivas y utilización de las fuerzas de seguridad con acciones represivas. Nunca se informó quien era el responsable del operativo Policial, y el Protocolo que llevó adelante la Fuerza de Seguridad para reprimir de esa forma a los trabajadores. Nadie del Ministerio de Seguridad estaba en las inmediaciones para tutelar a los trabajadores que ejercían su legítimo derecho de reclamación.

Las Organizaciones Sindicales también tienen reservas en relación a terceros existentes en el ámbito de una sesión secreta (a puertas cerradas) del Concejo Deliberante y un hecho que solo genera consternación: un corte de luz en el edificio que aconteció en un espacio y tiempo tan particular. Vislumbramos un teatro de operaciones montado para criminalizar al actor sindical (ya que es de público conocimiento que existieron denuncias en Fiscalía) y así lograr la medida regresiva que viole los derechos de los trabajadores.

Por ende, es vital dejar en claro que nos encontramos ante un complejo escenario de flexibilización laboral ya que se aprobó a puertas cerradas y en forma secreta una Ordenanza Vetada en la especificidad. La Ordenanza es inconstitucional ya que viola facultades propias del DEM, y lo obliga a aplicar medidas que específicamente vetó. Es una invasión de las facultades privativas del DEM. Dicha aprobación estuvo condicionada por un corte de luz que se desconoce quién lo generó- encerrando a los trabajadores que peticionaban y la policía que reprimió con gas pimienta, tiros al aire y otras acciones violentas fundamentalmente de parte del personal policial masculino con compañeras trabajadoras.

Destacamos nuevamente que existía un operativo policial montado de forma preexistente a la sesión del Concejo. Así se justifica una criminalización del actor sindical que busca desfocalizar el punto más importante: se está intentando desmantelar el tejido laboral de los trabajadores municipales de Gálvez a través de medios ilegítimos y punitivos. Entendemos que en estos días se está procediendo a profundizar esta criminalización sobre el actor sindical, y advertimos en relación a las represalias que desde la Policía pueden existir, como también la motorización de denuncias penales con origen falso sobre representantes gremiales.

Carlos Sala   SITRAM Gálvez

Américo Barrios  SOEM Gálvez