El Ministerio de Salud provincial, a través de la Agencia Santafesina de Seguridad Alimentaria (Assal), dio a conocer una serie de recomendaciones destinadas a garantizar vacaciones seguras y saludables. Para ello es fundamental guardar los recaudos necesarios para que no surjan contingencias que puedan afectar la salud.
En ese sentido, el galvense Marcos Monteverde, secretario del organismo, destacó que una de ellas “es la aparición de enfermedades transmitidas por alimentos (ETA), cuyo riesgo suele incrementarse durante toda la temporada de calor y, especialmente, en los días de reunión en los que la manipulación y traslado de comida se realiza con mayor frecuencia de lo habitual”.
Entre las recomendaciones, figuran:
* No deben descongelarse a temperatura ambiente ni con mucha anticipación los alimentos que se vayan a cocinar y el descongelamiento se debe realizar en la heladera.
* Asimismo, no se debe volver a congelar un alimento que ya fue descongelado, a menos que se lo cocine antes de colocarlo nuevamente en el freezer. Los alimentos deben mantenerse refrigerados hasta el momento de servirlos, especialmente aquellos a base de cremas, mayonesas o carnes.
* También debe evitarse dejar los alimentos a temperatura ambiente por más de dos horas y sin cubrir. Si se trasladan alimentos, asegurarse de que estén bien refrigerados (en recipientes térmicos) y a resguardo del sol. Si se realiza el traslado en vehículo, ubicar los alimentos en la zona más protegida del calor.
También la Assal aconsejó evitar las contaminaciones cruzadas. Para ello se deben mantener en recipientes cerrados los alimentos que se consumen fríos (como las ensaladas), separados de los demás. En el caso de los ya cocidos y los crudos, los primeros se colocan por encima de los segundos. Además, no se deben preparar alimentos con demasiada anticipación; si se adquieren carnes de cerdo, asegurarse de que sean de establecimientos habilitados; no consumir enlatados abollados, hinchados u oxidados; y cocinar bien los alimentos, sobre todo las carnes, hasta que en su interior no queden jugos rojos.
Finalmente, las recomendaciones incluyen la importancia de consumir agua segura. Los hielos, a su vez, deben estar elaborados con agua segura; debiéndose lavar las frutas, verduras, utensilios de cocina y las manos también con el mismo tipo de elemento.