0419 candidatos votan 1º parte (4)

(Pedido de publicación)

 

“Mil galvenses son acreedores a mi gratitud. ¡Y en qué medida! Ya saben todo lo que puse en juego en las elecciones del pasado domingo: mis recuerdos más gratos, mis afectos más hondos, mi deber más estricto. Ese era todo el pertrecho electoral con el que contaba: sólo calidades de espíritu, desprovistas de materiales instrumentos. Para meterse en elecciones, según siempre oí, era necesaria una cosa que se llama “organización electoral”. Yo ni la tenía, sólo mi fe en ustedes. Nunca de los demás candidatos del Frente Progresista recibí una palabra de aliento, una invitación a un acto, ni de los candidatos a gobernador, ni de los candiatos a senador, mucho menos de los candidatos a intendente o concejal. Hoy sólo me queda felicitar a quienes se impusieron en las elecciones primarias del domingo pasado, y darle mi agradecimiento eterno a los que confiaron en mí a través de su voto.

Me pregunto: ¿Cómo liquidar esta inmensa deuda de gratitud, si toda palabra que intento dar en pago palidece, de pobre, en comparación con lo que pretendo retribuir?¿Y cómo va a bastar una general expresión de agradecimiento para corresponder a tantos inestimables auxilios individuales? No basta, desde luego, ni con ello me considero cumplido. Quiero, al menos, dar las gracias, uno por uno, a cuantos me han escrito palabras de afecto. Pero la montaña de llamados telefónicos, que me abruman y me enorgullecen, no puede contestarse en pocos días. A todos contestaré, sin embargo. Sólo pido ahora, encarecidamente, que nadie atribuya mi tardanza a ingratitud (como nadie, sin duda, atribuyó a descortesía la imposibilidad de dirigirme a todos los electores, que son más de dieciséis mil), y que reciba este anticipo de sincero agradecimiento a cuenta del reconocimiento total.

Quiero también expresarle al pueblo de Gálvez que me siento liberado de apoyar a ningún candidato en particular. Son ustedes quienes deberán decidir quienes van a regir los destinos de nuestra ciudad los próximos cuatro años. Nadie se puede atribuir ser dueño de los votos, eso sería un gravísimo error. Los que amamos nuestra ciudad tendremos en poco menos de dos meses la posibilidad de decidir si queremos una ciudad donde se privilegia el bien común o el de unos pocos; la solidaridad entre los vecinos o el reparto entre amigos; la participación de las entidades intermedias y vecinales o el desprecio por los barrios; las obras concretas o la mentira permanente; no permitamos que se instale una nueva forma de aristocracia que sin dudas nos hará retroceder en el tiempo”.

 

“Sigan a las ideas, no sigan a los hombres, fue y es siempre mi mensaje a los jóvenes. Los hombres pasan, las ideas quedan y se transforman en antorchas que mantienen viva a la vida política democrática”

Raúl Alfonsín

 

EDGARDO BARBERIS
DNI 8.609.963