El Centro de Jubilados y Pensionados de Gálvez realizó su asamblea anual, aprobando la memoria y balance con un resultado positivo. “Seguimos creciendo año a año, fue un balance muy favorable”, expresó Raquel Campá, presidente de la comisión directiva, haciendo referencia a la labor que se hace fundamentalmente “en el mantenimiento del edificio”.

En ese sentido, Campá pidió a los asociados que “vengan a las asambleas, que se acerquen al Centro para conocer las cosas que estamos haciendo”.

Entre las tareas realizadas durante el 2015, la comisión directiva invirtió en “la colocación de las rejas del frente, el mejoramiento del sector de podología y peluquería con placas de yeso y pintura, el colocar cortinas nuevas y un ventilador de pared. Siempre estamos invirtiendo y haciendo cosas”.

También se lamentó porque durante 2015 tuvieron el robo de una computadora, “pero la pudimos reponer, gracias a la ayuda de la Cámara de Senadores” a través del senador Danilo Capitani.

Para el año 2016, se proponen la construcción de nuevos asadores pensando en la realización de futuras cenas “para tener la comodidad necesaria a la hora de una importante convocatoria”. Y en cuanto a los talleres para este año, continúan los de Artesanía, Memoria, Tango y Folklore entre otros, por lo que se invita a los asociados a acercarse a la institución para conocer los horarios.

Finalmente, sobre el alejamiento de las oficinas del PAMI -que históricamente funcionaba en el edificio del Centro de calle 1a. Junta-, señaló que “ahora tenemos una sala más donde ahora funcionan los talleres de artesanía y memoria y ahora también hacen karate. De todas formas, se sintió la ausencia, porque eran una compañía”.