“La crisis de Sancor es muy grave, no se está cumpliendo con los trabajadores y los productores. Es urgente que haya asistencia del gobierno nacional”, dijo el diputado provincial Germán Bacarella, tras presentar un proyecto de comunicación que insta al gobierno provincial a gestionar apoyo para la conocida cooperativa con sede central en la ciudad santafesina de Sunchales.
En el mismo sentido se expresó también el diputado del Mercosur Diego Mansilla: “Sancor había logrado superar una situación complicada con el apoyo del gobierno nacional, pero con las nuevas políticas que está imponiendo Mauricio Macri de freno al consumo interno y apertura de las importaciones, más los efectos de las inundaciones, la reacción oficial está lejos de ser adecuada”. “Sancor entró en una crisis muy profunda; y hay que buscar los mecanismos para revertir esta situación”, señaló.
En los considerandos del proyecto presentado por Bacarella en la Cámara de Diputados santafesina se mencionan similares motivos como desencadenantes de la actual situación de Sancor: “Desde principios del 2016, el Ministerio de Producción provincial comenzó a advertir que Santa Fe es la provincia más afectada por la emergencia hídrica, que le provocó un perjuicio superior a los 2.000 millones de dólares en las distintas actividades productivas; pero que pese a ello, no encontraba soluciones políticas concretas del actual Gobierno Nacional”, se manifestó.
“Esta crisis hídrica provocó que la empresa no pueda producir los niveles de litros de leche necesarios para su mantenimiento. Esto se complementa con políticas económicas nacionales desfavorables para el sector, aplicadas desde diciembre de 2015, como el aumento de la energía de un 1000 por ciento, la apertura de importaciones y la depreciación del mercado interno”, se sostuvo también en los considerandos de la iniciativa, que además de Bacarella rubricaron los diputados Patricia Chialvo, Silvia Simoncini, Héctor Cavallero, Roberto Mirabella y Leandro Bussatto.
Ante el panorama descripto, lo que se pide al gobernador Lifschiz es que “gestione ante el Gobierno Nacional el otorgamiento de asistencia financiera, destinada al cumplimiento de los pagos de remuneraciones de los trabajadores y obligaciones con los productores de la cooperativa; y la implementación de políticas concretas de acompañamiento para garantizar la continuidad del funcionamiento de la misma”.
Mansilla, en tanto, remarcó que “la situación de Sancor es una de las más acuciantes, pero la crisis se siente en muchos otros rubros industriales de la provincia de Santa Fe. Esto es fruto de las políticas nacionales que privilegian a los sectores más poderosos y concentrados de la economía, en desmedro de los trabajadores, los pequeños y medianos empresarios y productores, los profesionales, los emprendedores”.