0610 bacarellaTras la decisión del gobernador Miguel Lifschitz de poner fin al contrato de ARSSA en la concesión de la autopista Rosario-Santa Fe, el diputado provincial Germán Bacarella opinó que “lo que hace el gobernador con este tema es como el cuento de la buena pipa. Ahora otra vez vamos a pagar el incumplimiento de los privados anteriores y vamos a volver a entregar la explotación con la inversión hecha por el Estado a otros privados”.

El diputado sostuvo que “estamos ante un nuevo banquinazo de gestión del Frente Progresista. Tras las serias denuncias por incumplimientos y retrasos en los compromisos de realización de obras, ahora anuncian una rescisión que puede resultar en un nuevo gasto para nuestras arcas provinciales”.

Bacarella, consultado sobre la determinación de la provincia agregó que, también prevé la repavimentación para luego volver a concesionar la autopista, “a esto hay que sumarle que además vamos a solventar desde el Estado provincial la realización de los trabajos de repavimentación, que los tendrían que haber hecho las empresas integrantes de la UTE que administraba la autopista, que se cuentan entre las favoritas del gobierno provincial a la hora de adjudicar obra pública; y encima después pretenden entregar nuevamente a un concesionario la explotación de los peajes”, para finalizar con la inquietud latente sobre “¿cuál es el beneficio de todo esto para los usuarios de la autopista y para el conjunto de las santafesinas y santafesinos?”.

Bacarella acompañó a los diputados Héctor Cavallero, Patricia Chialvo, Silvia Simoncini y Roberto Mirabella, -bloque FJV (Frente Justicialista para la Victoria)- pidiendo al Ejecutivo la rescisión inmediata de la concesión y la ejecución del fondo de garantías. Tras la reunión en la Comisión de Obras y Servicios Públicos de la Cámara de Diputados con la presencia del ministro de Infraestructura y Transporte de Santa Fe, José Garibay sobre la situación de la Autopista Rosario-Santa Fe, los legisladores manifestaron que “están acreditadas las condiciones para una rescisión inmediata de la concesión de la autopista, la ejecución del fondo de garantía previsto en el pliego de condiciones y la repavimentación a cargo del gobierno provincial para garantizar la seguridad vial de los usuarios que hoy no existe”.

Asimismo, los diputados indicaron que “el incumplimiento de la concesión quedó de manifiesto con la desastrosa situación actual de la autopista y la repavimentación sólo del 30% de la autopista”. Y agregaron: “no estamos de acuerdo con la propuesta del gobierno provincial de iniciar un proceso de negociación de “rescisión acordada” con las empresas concesionarias para posteriormente iniciar la repavimentación a cargo de la provincia y luego formular un nuevo proceso de concesión privada para explotar exclusivamente el mantenimiento de la autopista.

Finalmente, los legisladores concluyeron que de la reunión queda acreditado de boca de los propios funcionarios, que los problemas de la autopista datan de hace 5 años. Por lo cual, le solicitamos a los organismos de control que hagan públicos los informes, actuaciones y las obligaciones de la concesionaria, en defensa de los intereses de las arcas provinciales y de la seguridad vial de los santafesinos.