Una importante cantidad de fieles se dio cita frente al Hospital este viernes por la noche para participar del Vía Crucis, las 14 estaciones que recuerdan la crucifixión de Jesús. Con la palabra del Párroco Nicolás, acompañado por el Padre Pablo comenzó al camino de la cruz, que recorriendo calle Mitre hasta Av. de Mayo y luego Sarmiento los peregrinos completaron llegando a la Parroquia Santa Margarita de Escocia pasadas las 22 horas.

Una vez en el tempo parroquial, el Padre Nicolás expresó que “para nosotros el camino de la cruz es un reflejo de nuestra vida, porque vamos viviendo muchas escenas del Via Crucis, porque cargamos cruces, tenemos nuestros sufrimientos, dolores, pesares y muchas veces sobres nuestras espaldas tenemos mucho peso que cargar, situaciones de las que estamos arrepentidos y hoy sufrimos las consecuencias. Pero también vamos viendo a lo largo del camino que van apareciendo quienes nos hacen el camino más aliviado, aparecen, por ejemplo, las actitudes maternales como la de María que encontramos en otros, en nuestro prójimo”.

“Descubrimos que nuestra vida mucho se parece a lo que el Señor ha caminado a lo largo de Jerusalén y hasta el monte del Calvario, pero todo eso nos dejó una lección de vida. Hay que aprender a llevar la cruz y es el Señor el que nos ayuda a cargar las cosas más difíciles”, dijo el Párroco.

“Por eso tenemos que tener humildad para pedirle al señor que nos ayude y para eso estamos aquí, aguardando su resurrección. Hicimos este camino porque queremos resucitar en la vida de cada día y el señor también nos acompaña en los momentos de gozo y de alegría”, finalizó el sacerdote.