Matrimonio Civil-Ley 26.618. Modificación Sancionada: Julio 15 de 2010. Promulgada Julio 20 de 2010: Mismo Amor-Mismo Derecho

 

“La República Argentina permite los matrimonios entre personas del mismo sexo desde el 15 de julio de 2010. De esta forma, el país se convirtió en el primero de América Latina en reconocer este derecho en todo su territorio nacional. Además, fue el décimo país en legalizar este tipo de unión a nivel mundial.

Básicamente, la nueva norma reemplaza en todos los artículos de la ley de matrimonio actual la expresión de “hombre y mujer” por la de “contrayentes”. Por lo tanto, los homosexuales tendrán exactamente los mismos derechos que los heterosexuales.

Entre ellos, la posibilidad de la adopción -uno de los temas más polémicos para las voces críticas del proyecto-, herencia y otros derechos sucesorios, cobro de pensiones por fallecimiento y otras disposiciones relativas a la seguridad social.

Alrededor del mundo la unión entre personas del mismo sexo han aumentado progresivamente debido a reformas del código civil o leyes que los gobiernos aprueban o leyes con el fin de reducir la homofobia en la sociedad y otorgar nuevos derechos.

Actualmente, el tema más debatido es el matrimonio igualitario, donde muchos defensores a través de campañas y protestas sólo están tratando que se respeten los derechos de las minorías. Además se han empleados otras medidas que permitan garantizar la unión de estas parejas, como las uniones civiles u otro tipo de reconocimiento de este índole.

La homosexualidad no es un trastorno ni una enfermedad, sino una variante de la orientación sexual humana y ésta se remonta a los inicio de la humanidad. La actitud de la sociedad hacia las parejas del mismo sexo y las uniones formales de pareja del mismo sexo y difiere en función de los tiempos y lugar desde la plena aceptación e integración, pasando por una tolerancia neutral, hasta el rechazo, la discriminación, la persecución y el exterminio.

El ser humano tiene el derecho de poder elegir la persona con la que desee unir su vida, aunque la sociedad en ciertas ocasiones no pueda aceptar este hecho debido sus ideologías religiosas o porque tiene un modelo de matrimonio definido hace siglos, llegando al extremo de pensar que este tipo de unión puede llegar a perjudicar el bienestar público y el equilibrio y desarrollo afectivo de los niños”.

 

Escribe el COLECTIVO LGBTI “Tan Comunes Como Diversas” – Gálvez